Exilio cubano coincide con Obama en dos primeros pasos

MIAMI (AFP) – La mayor parte del exilio cubano en Miami, tradicionalmente republicano, coincide con la propuesta del precandidato demócrata Barack Obama en dar dos "primeros pasos" en un cambio de relación con Cuba: levantar las restricciones a los viajes y al envío de remesas a la isla.

Esas medidas, impuestas por el gobierno de George W. Bush en 2004, provocan una queja inmediata en cubanos de Miami, todavía conmovidos por la asunción definitiva de Raúl Castro en la presidencia de Cuba tras la renuncia de Fidel.

José V., que trabaja desde que llegó de La Habana hace cinco años en una sucursal del Bank of América, recuerda que "cuando vivía en Cuba no me dejaban salir del país. Ahora que vivo en Miami no me dejan ir allá. Parece que los dos gobiernos fueran iguales", se queja.

"Creo que Barack Obama tiene razón. Es hora de demostrar que Estados Unidos es distinto y que puede ayudar a Cuba a cambiar poco a poco, aunque no sé si con Raúl Castro será posible", piensa.

Desde el endurecimiento del embargo en 2004, los exiliados cubanos sólo pueden viajar a Cuba una vez cada tres años y enviar no más de 300 dólares cada tres meses.

"Mi madre es anciana. Voy a ir a visitarla este año porque no sé si podré verla otra vez con vida cuando pueda volver, en tres años", dijo Lidia, enfermera en el Hospital Jackson, uno de los más populosos de Miami.

"Nadie debería decirnos cuándo podemos visitar a nuestras familias", se lamenta Lidia, que vive en Estados Unidos desde 1994 y solía viajar "todos los años" cuando no existían las prohibiciones.

Obama pareció tomar nota del malestar de los cubanos por este asunto y no dudó en calificar la política de Estados Unidos hacia Cuba como "un fracaso".

El precandidato demócrata se mostró favorable a tomar la iniciativa en un mejoramiento de las relaciones con la isla comunista y dijo que los primeros pasos que daría serían "levantar las restricciones de los viajes y envíos de remesas".

"Tenemos que cambiar la política hacia Cuba y creo que nuestro objetivo final es la normalización" de relaciones entre ambos países, en un proceso que "se va a producir paso a paso", reiteró días atrás en un debate con Hillary Clinton en Texas.

La posición de Obama contrasta con la de líderes políticos cubano-americanos de Florida. Los representantes Mario y Lincoln Díaz Balard, o el senador Mel Martinez, todos ellos republicanos, mantienen su firme oposición a ablandar el embargo o cambiar la política hacia la isla.

Sin embargo, en las organizaciones de exiliados las posiciones son más favorables a un cambio del status quo.

"Nuestra posición es que se ponga fin a las restricciones de viajes y remesas, que afectan directamente a las familias cubanas", dijo Francisco "Pepe" Hernández, presidente de la Fundación Cubano-Americana, una de las organizaciones más antiguas del exilio y con mayor relación institucional con el gobierno estadounidense.

"Creemos que hay que posibilitar el intercambio con nuestros hermanos en la isla y que podamos convertirnos en agentes de cambio. Ayudar al desarrollo de la sociedad civil, trabajar de persona a persona, porque parece que los gobiernos no tienen voluntar de ayudar al pueblo cubano", agregó.

El dirigente dijo que tiene "dudas" de que la propuesta de Barack Obama vaya a concretarse finalmente "en una abierta proposición de diálogo".

"Ha dicho que avan

You must be logged in to post a comment Login