NYT, centro de polémica por reporte de presunto adulterio de McCain

The New York Times, uno de los diarios más influyente en Estados Unidos, se convirtió en parte de la polémica político-electoral, por publicar una posible relación extramarital del aspirante republicano a la Presidencia John McCain.

El NYT, que citó a colaboradores anónimos de McCain preocupados por una posible relación romántica de éste con una cabildera 31 años menor, fue criticado por la mayoría de los dos mil 400 lectores que escribieron al diario para opinar sobre la publicación de la historia.

Aunque el reporte publicado el jueves tras varios meses de investigación aludió a un tema más serio -el posible conflicto ético entre McCain, un hombre casado y campeón de la reforma política, y Vicki Iseman- la atención se centró en la sugerencia de adulterio.

Clark Hoyt, el "ombudsman" o lector de oficio del NYT, se sumó este domingo al vagón de los críticos del diario al considerar que la publicación cometió omisiones serias al dar como ciertas las simples preocupaciones de personal de McCain que hablaron de manera anónima.

"Lo que los colaboradores sabían puede que no sea la verdad. Y si no se puede proveer a los lectores con alguna evidencia independiente, creo que es un error reportar suposiciones o creencias de ayudantes anónimos sobre si su jefe se está metiendo a la cama equivocada", ironizó el ombudsman.

Entre las omisión del NYT, de acuerdo con Hoyt, destaca que no se aclara porqué los colaboradores de McCain estaban convencidos de un romance, ni si la admisión de McCain de que actuó de forma inapropiada se debió a un "affaire" o a la impresión de un conflicto de interés sobre el cabildeo.

Las criticas al diario ocurren en un contexto en el cual, el tema del adulterio entre los aspirantes a la presidencia de los Estados Unidos ha tenido diferente impacto en la carrera política de los acusados, acepten o no su culpabilidad.

El mayor costo político por una infidelidad fue para Gary Hart, candidato presidencial demócrata, quien tras liderar las encuestas, tuvo que abandonar la carrera de 1988 después que The Miami Herald publicó la historia de su romance con Donna Rice, una modelo de 29 años.

El ex presidente William Clinton también enfrentó un escándalo por relaciones extramaritales durante la campaña presidencial de 1992.

Jennifer Flowers, ex empleada gubernamental en Arkansas, declaró que Clinton la invitó a su cuarto de hotel en donde tuvieron sexo.

Pero Clinton, convencido que los votantes estaban más interesados en un presidente que resolviera la crisis económica del país, aún cuando tuviera otras debilidades, confrontó la acusación en el programa 60 Minutes, ante de millones de televidentes, y salió electo.

La infidelidad marital confronta a los votantes con la vida privada de los actores políticos. Pero los medios de comunicación enfrentan el dilema de determinar si es un asunto de privacidad personal o un tema con resonancia en el ámbito político.

El editor del NYT, Bill Keller argumentó que la decisión de publicar el reporte se debió a que McCain sucumbió por el escándalo de cabildeo hace ocho años y se reivindicó como luchador contra la corrupción. Pero para el lector el tema del reporte es la infidelidad.

El comportamiento del NYT fue atípico, toda vez que los medios con mayor prestigio editorial, sean The New York Times, The Washington Post, Los Angeles Times o las cadenas televisivas como NBC, ABC o CBS, han evitado ser los primeros en revelar esc&aacut

You must be logged in to post a comment Login