Policía de Prince Wiliam dice que se enfocará solo en indocumentados que violen la ley

La Policía del Condado de Prince William, en Virginia, busca disipar temores sobre la entrada en vigor de una nueva ley a partir de marzo que le autoriza preguntar la situación migratoria de una persona involucrada en cualquier delito.

Bajo la nueva autoridad, la policía local podrá revisar la situación legal de los inmigrantes detenidos por violar alguna ley local o estatal, como manejar sin licencia de conducir, pelearse en las canchas de fútbol o involucrarse en casos de violencia doméstica.

La medida representa una expansión de esa autoridad que se ha aplicado solamente a sospechosos de violencia pandillera y otros delitos graves.
La policía incluye en su nueva autoridad la existencia de una “causa probable” de que el inmigrante está ilegalmente en el país.

Las autoridades policiales aclararon, sin embargo, que la situación migratoria de víctimas y testigos no se revisará en los esfuerzos contra los indocumentados involucrados en delitos.

En una reunión el sábado en el restaurante Classic Café, en la ciudad de Manassas, perteneciente al condado, los mayores de la Policía, Steve Hudson y Barry Barnard, buscaron responder a las inquietudes de la comunidad latina.

“No vamos ir a una cancha de fútbol y poner a jugadores en línea, para revisar su estatus legal, eso no va a ocurrir “, dijo Barnard.

“Lo que sí va a ocurrir es que si hay pelea en una cancha de fútbol, nos llaman y arrestamos a uno, entonces hay una detención legal, el oficial encuentra una causa probable de que la persona está indocumentada, y lo informan a las autoridades federales de inmigración”, señaló.

Los 530 miembros de la fuerza policial de Prince George enfocarán sus esfuerzos principalmente en los indocumentados involucrados en delitos, lo cual significa que no hay razón de temor por parte de quienes cumplen con la ley, indicaron.

Los policías recomendaron denunciar casos en que algún oficial base su detención en la raza o grupo étnico de la persona.

Sin embargo, la policía podría considerar como “causa probable” que la persona está indocumentada por su dificultad en hablar inglés, la falta de un documento de identificación o un nerviosismo inusual.

Las autoridades policiales enfatizaron que solo tomarán acción cuando existe alguna actividad criminal, y no a quejas de residentes sobre jornaleros que buscan trabajo o personas en viviendas hacinadas.

Las autoridades del Condado han capacitado a seis policías, cuatro de ellos bilingües – inglés y español – para aplicar toda la ley de inmigración, los cuales formarán parte de una nueva “Unidad de Inmigrantes Criminales”.

El costo total del programa de colaboración de la policía local con las autoridades federales de inmigración es de 14.2 millones de dólares en un periodo de cinco años.

Pese a las protestas de la comunidad, la Junta de Supervisores de Prince William aprobó el año pasado medidas que niegan servicios a los indocumentados y permiten la colaboración de la policía con la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE).

Para las personas que confiesen que son indocumentados, la policía debe verificar la información en una base de datos federal, pero no podrán hacer el arresto solamente por violación a las leyes de inmigración sino por haber cometido algún delito.

Los indocumentados que tienen antecedentes penales pueden enfrentar la deportación en caso de ser detenidos así como también los indocumentados que son

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login