Raúl Castro sucede a Fidel pero le consultará cambios y decisiones clave

LA HABANA (AFP) – Raúl Castro fue electo este domingo presidente de Cuba en sustitución de su hermano Fidel, pero dijo que le consultará las decisiones claves, incluso en economía, lo que abrió interrogantes sobre el real alcance de los cambios prometidos.

En una histórica sesión parlamentaria, Raúl Castro, de 76 años, tomó el relevo del histórico líder, acompañado por un dirigente comunista de la vieja guardia, José Ramón Machado Ventura, de 77 años.

“Las decisiones de especial trascendencia para el futuro de la nación, sobre todo las vinculadas con la defensa, la política exterior y el desarrollo económico del país” serán consultadas a Fidel, dijo Raúl, al pedir la aprobación del Parlamento, concedida por unanimidad.

En su discurso, Raúl exaltó la figura de su hermano, de 81 años, quien renunció el martes tras 49 años en el poder debido a una enfermedad que lo obligó a ceder el provisionalmente el mando a su hermano su hermano hace 19 meses.

“Fidel es insustituible, y el pueblo continuará su obra cuando ya no esté físicamente, aunque siempre estarán sus ideas”, manifesté el nuevo gobernante de Cuba, quien comanda las poderosas Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) desde 1959.

En el tema más esperado de su discurso, los cambios económicos por ejecutar, Raúl Castro afirmó: “Somos conscientes de los enormes esfuerzos que requiere fortalecer la economía”.

En este sentido, anunció la posibilidad de “una progresiva, gradual y prudente revaluación del peso cubano” y que en las próximas semanas comenzará a “eliminar las más sencillas prohibiciones”.

Sin embargo, la prudencia marcó su discurso. Aunque no precisó cuáles serán esas primeras medidas, añadió que “la supresión de otras regulaciones (…) tomará más tiempo”.

En cuanto a su puesto como ministro de las Fuerzas Armadas, Raúl Castro nombró para sustituirlo al general Julio Casas Regueiro, de 72 años, que en la jornada también fue electo vicepresidente del Consejo de Estado -Ejecutivo-.

“Yo que siempre he hecho críticas a los generales de las Fuerzas Armadas, no recuerdo haber hecho nunca en estos 50 años una crítica al general Julio Casas Regueiro, salvo ser tacaño, de ahí el éxito en su gestión económica”, dijo Raúl Castro.

Estados Unidos percibió posibilidades de cambios. “Hay posibilidad y potencialidad de cambio en Cuba, pero esos cambios tienen que nacer dentro de Cuba”, aseguró en Washington el jefe de la diplomacia estadounidense para América Latina, Tom Shannon.

Pero antes, en simultáneo con el inicio de la sesión parlamentaria en Cuba, la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, había solicitado una transición.

“Hemos tomado nota de las declaraciones ofensivas y abiertamente injerencistas del imperio y de algunos de sus más cercanos aliados”, manifestó Raúl Castro, al referirse a las declaraciones de funcionarios estadounidenses.

Dirigentes de la oposición descartan que el relevo genere alguna apertura en la isla. “El papel de Fidel está clarísimo, todo va a ser consultado con él, él vetará o aprobará”, dijo a la AFP Vladimiro Roca.

“La sociedad cubana no aceptará un cambio sólo cosmético que disfrace la situación actual. Cuba pasa por un período de 50 años de totalitarismo y no nos interesa ahora el ‘socialismo buenito'”, dijo el disidente Oswaldo Payá a un periódico brasileño.

Para el activista Elizardo Sánchez “sigue la autoridad de Fidel Castro, una voluntad continuista. Hoy se demostró que él es el elector”.

“Es lo mejor que nos podía pasar, Raúl ya tiene tamaño de bola (conocimiento de la situación), y sabe cómo resolver algunos problemas, por lo menos los más graves”, declaró a la AFP Carlos Muguercia, un artesano de 78 años.

Unico líder al que conocen siete de cada diez cubanos, Fidel Castro provocó una gran incertidumbre en la isla con su crisis de salud, pero la población poco a poco fue habituándose a su ausencia en la actividad política del país.
<

You must be logged in to post a comment Login