Cortázar para Ungaro: una moda leve y sensual

PARIS (AFP) – Leve y sensual, la primera colección del diseñador colombiano Esteban Cortázar para Emanuel Ungaro renueva los códigos de la casa con un toque de frescura, y fue saludada con bravos y aplausos este miércoles al terminar el desfile en el Carrousel du Louvre de París.

Drapeados y estampados suaves son declinados por Cortázar en vestidos de leve muselina o de seda en los que la tela parece en permanente movimiento, cruzándose, anudándose, enlazándose, enrollándose en el cuerpo.

La lana se anuda para formar el ancho cuello de cortos vestiditos de punto, pero, tras él, un profundo escote puede dejar ver la espalda.

La paleta de colores juega con todos los tonos pastel, salvo cuando en un vestidito ajustado o una falda corta irrumpe el fuchsia.

“Mi idea era recrear la imagen que yo tenía de Ungaro, pero haciéndolo más joven. Una vestimenta femenina fluida, colores luminosos y una actitud muy natural y alegre. Una moda que sea una celebración de la vida”, declaró a la AFP el diseñador colombiano que, a los 23 años, llegó a París precedido de una reputación de superdotado y cuyo desfile era uno de los más esperados de la temporada.

Cortázar se fue a vivir a Estados Unidos a los 11 años y tiene también la nacionalidad británica, porque su madre es inglesa, pero reivindica su condición de colombiano y “latino”.

“Colombia es el país en el que nací y del que vengo, pero soy joven y me encanta estar en otros países, conocer otras culturas, experimentar y vivir otras realidades. Creo que eso es muy importante para el crecimiento humano”, afirmó.

Por lo demás, agregó, “soy latino, es un espíritu que tengo en mí naturalmente. Soy una persona calurosa y apasionada por lo que hace. Yo creo que cuando alguien viene de Sudamérica, tiene eso: hay mucha vida, mucha dulzura, mucha pasión en la forma como pensamos. Y creo que esto es evidente en mi trabajo”, dijo.

“Me parece que ese espíritu se mezcla muy bien con la Casa Ungaro. A Emanuel Ungaro le encantaba la mujer latina, porque las mujeres latinas son mujeres sensuales, en la forma como se mueven, en la forma como caminan. Mi concepción de la moda, como la suya, es vital, los colores, la belleza, mostrar la felicidad a través de la moda: somos compatibles”, recalcó.

Mounir Moufarrige, presidente de Ungaro, recurrió a Esteban Cortázar porque deseaba un “choque eléctrico” para rejuvener la línea femenina de la casa, en cuya dirección artística se han sucedido tres diseñadores desde el retiro de Emanuel Ungaro, en 2005.

“Ungaro es una bella marca, una casa con prestigio. Emanuel Ungago trabajó durante 40 años y dejó algo, un estilo femenino fluido. Convenció al mundo con esos criterios. Eso hay que respetarlo. El reto hoy es traducir ese estilo de manera más moderna, más ‘cool’. Hay que sacudir un poco la casa y aumentar el nivel de decibelios”, declaró Moufarrige a la AFP.

Para realizar esa transformación “lo mejor que he encontrado es la juventud. Cortazar es un joven de 23 años, un extravertido que me ha asombrado por su sensibilidad extrema, un diseñador que comprende no sólo el cuerpo de la mujer, sino la mujer en movimiento”, agregó.

Tras el desfile parisino, puede decirse que el diseñador colombiano ha cumplido la misión que se le encargó.

You must be logged in to post a comment Login