El arte de la calle entra en el exclusivo mundo de las galerías

LONDRES (AFP) – El arte de la calle entró en el exclusivo mundo de las galerías, con una exposición en Londres de unas 60 obras del británico Bansky, un polémico y poético “artista guerrillero” de quien se conoce muy poco, pero que se ha convertido en uno de los grandes nombres en el arte.

Obras que fueron ejecutadas por Bansky en muros, postes, edificios y portones de las calles de Londres y otras ciudades figuran en la exhibición presentada este miércoles en una galería del oeste de Londres, especializada más bien en artistas como Picasso y Matisse.

Están algunas de sus figuras más emblemáticas, pintadas con aerosoles, como la del encapuchado que se prepara a lanzar no una bomba, sino un ramo de flores, varios esténciles de grandes ratas, y el de los pensionistas jugando a las bochas (petancas) con bombas.

También hay una donde se lee “no puedo creer que hayan sido tan imbéciles como para comprar esa mierda”.

La exposición en la galería Andipa confirma sobre todo que el mercado para el arte callejero y sus mensajes políticamente subversivos están en ascenso y que los precios de Bansky se han disparado por los cielos.

Una de las obras, “Riot Green”, ejecutada en aerosol, esténcil (plantilla) y acrílico, fue comprada hace ocho años por una estudiante por 300 libras (600 dólares). Ahora, el precio que acompaña ese cuadro es de 300.000 dólares.

Los precios de las obras ofrecidas en la galería oscilan entre unos 15.000 dólares (10.000 euros) para un grabado hasta 900.000 dólares (590.000 euros) para una pintura colorida de tiburones rodeando un carrito de supermercado lleno de peces, titulada “La pintura que todos quieren pero nadie compra”.

“El arte de la calle es uno de los movimientos en el arte contemporáneo que registran un mayor crecimiento”, explicó a la AFP el propietario de la galería, Acoris Andipa, que subrayó que Bansky no tiene nada que ver con la exposición, y que ha comprado las obras a coleccionistas del mundo entero.

“El arte callejero se está convirtiendo en el nuevo ‘pop art'”, subrayó Andipa, al señalar el creciente apetito por las obras de Bansky, a quien considera “uno de los artistas contemporáneos más geniales”.

“Creo que es simplemente genial, la manera como satiriza el mundo en que vivimos, al mismo tiempo que guarda un toque de poesía, lirismo”, agregó Acoris Andipa, que empezó a coleccionar obras de Bansky cuando los precios de sus obras no eran aún astronómicos.

Hace pocos días, en la casa de subastas Sotheby’s, en Nueva York, una obra de Bansky se vendió por más de 1,8 millones de dólares.

Entre los coleccionistas que se pelean las obras de este joven y enigmático artista – que en 2006 dejó una réplica a escala humana de un preso de la cárcel de Estados Unidos en Guantánamo, Cuba, en medio del parque temático de Disney, en California – figuran la pareja de actores Brad Pitt y Angelina Jolie, así como la cantante Christina Aguilera.

El apetito por el arte urbano fue también la razón por la cual la casa de remates Bonhams celebró en enero su primera venta consagrada exclusivamente al arte callejero.

“El buen arte contemporáneo refleja la sociedad en que vivimos. ¿Y quién mejor refleja nuestra cultura urbana y el mundo que estamos viviendo que el arte de la calle y artistas como Bansky?”, planteó Andipa.

La muestra, que es la mayor exhibición comercial de obras de Bansky, incluye piezas que nunca han sido exhibidas, entre ellas un “Lenin en patines”, de 2003, y “Rat with Drill”, ejecutada mediante aerosol y esténcil en la pared de una ciudad.

“Pero ninguno de los cuadros ejecutados en la calle y para la calle están en venta, porque yo creo que el arte callejero debe de quedarse allí”, dijo el marchante de arte.

Mientras tanto, otras galerías de Londres están organizando exposiciones de artistas callejeros, como el francés Blek Le Rat y David Choe, figuras conocidas en el submundo del arte de la calle.

You must be logged in to post a comment Login