Gloria Polanco, la política colombiana contra quien se ensañó la violencia

BOGOTA (AFP) – Gloria Polanco, liberada este miércoles por las FARC tras seis años de cautiverio, es una política cuya familia ha sufrido la violencia con especial rigor: secuestrada junto a dos de sus hijos, su esposo fue asesinado por la guerrilla luego de pagar un rescate por los jóvenes.

Polanco, de 49 años, había sido secuestrada el 26 de julio de 2001 por un comando que asaltó un edificio de apartamentos en la ciudad de Neiva (350 km al sur de Bogotá) y se la llevó junto con dos de sus tres hijos, entonces de 15 y 17 años, y 12 vecinos que luego fueron liberados.

Estando cautiva fue nominada al Congreso en 2002 sin su aval y salió elegida representante por el partido Conservador, al que pertenecía su esposo Jaime Lozada, un curtido político que fue congresista y gobernador del departamento de Huila antes de ser asesinado por las FARC el 3 de diciembre de 2005.

Siete meses después del plagio, Polanco fue separada de sus hijos Jaime Felipe y Juan Sebastián, que cumplieron la mayoría de edad en cautiverio.

Los jóvenes recobraron la libertad el 13 de julio de 2004, mientras que Polanco fue agregada a una lista de rehenes -incluidos políticos, policías, militares y tres estadounidenses-, a quienes las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) exigen canjear por 500 de sus miembros presos.

El esposo de la ex diputada reconoció haber pagado por la liberación de sus hijos. Sin embargo, políticos de Huila señalaron que el rescate fue pactado en cuotas y que Lozada habría sido asesinado en un atentado por retrasarse en los pagos. En el atentado resultó herido su hijo Jaime Felipe.

Durante los seis años de cautiverio, las FARC sólo habían dado a conocer pruebas de vida de Polanco en dos ocasiones: en agosto de 2003 y el pasado 10 de enero, cuando liberaron a la ex candidata a la vicepresidencia Clara Rojas y a la ex congresista Consuelo González.

En la última oportunidad, la guerrilla había enviado fotografías y cartas de la política, en las cuales relataba las difíciles condiciones del secuestro y sus problemas de tiroides.

You must be logged in to post a comment Login