Iglesia planteó a Raúl Castro preocupación por presos y más apertura

LA HABANA (AFP) – El nuevo gobernante de Cuba, Raúl Castro, recibió la visita del número dos del Vaticano, Tarcisio Bertone, que le manifestó preocupación por los presos y logró un compromiso de más apertura para la Iglesia.

"En el máximo respeto a la soberanía del país y de sus ciudadanos, he expresado al presidente Raúl Castro la preocupación de la Iglesia para con los presos y sus familiares", dijo Bertone, en una declaración que leyó la medianoche del martes, poco antes de abandonar Cuba.

Según activistas de la oposición ilegal, en Cuba hay unos 240 presos políticos, cuatro de los cuales fueron liberados poco antes de la llegada de Bertone y viajaron a España con sus familias.

El cardenal hizo una visita pastoral y oficial de seis días para conmemorar los 10 años del histórico viaje del papa Juan Pablo II a Cuba, y coincidió con la renunció de Fidel Castro a la reelección presidencial y la designación de su hermano Raúl como sucesor.

"Le he deseado éxitos (a Raúl Castro) y le he confirmado el compromiso de la Santa Sede de promover la apertura del mundo a Cuba", dijo Bertone.

Además, el cardenal condenó el embargo estadounidense a Cuba y dijo que el Vaticano "hace tentativas de impulsar a Estados Unidos a eliminar este bloqueo".

En ese escenario, los obispos cubanos emitieron un mensaje en el que saludan a Raúl Castro y le piden medidas para mejorar la vida nacional.

Su lectura en medios estatales y su publicación íntegra en el diario del Partido Comunista de Cuba, Granma, fue entendida como una señal de buena voluntad oficial.

Durante su estancia en Cuba, la tercera pero primera en tan alta jerarquía, el cardenal ofició tres misas campales -una de ellas transmitida en vivo por la televisión estatal- y un rosario, en un recorrido por cuatro provincias.

Ante altos funcionarios del gobierno, Bertone dijo en su homilía en La Habana que "la Iglesia pide ser reconocida y respetada en su misión", a la vez que "desea poder ampliar sin límites el radio de su acción a otros ámbitos, para contribuir con tesón al bien común del pueblo cubano".

En ese sentido, dijo que la Iglesia espera "ensanchar sin reserva" su participación en "la educación de niños y jóvenes con dificultades escolares".

Durante una cena con el vicepresidente Carlos Lage y el canciller Felipe Pérez Roque, el cardenal pidió a las nuevas autoridades favorecer "la convivencia, la solidaridad, el bien común y el respeto a los derechos humanos".

Además, dijo que la concordia Iglesia-Estado manifestada en su visita lo induce a creer que pronto "se podrá llegar a establecer un instrumento de trabajo que facilitará" las "relaciones recíprocas".

Las relaciones entre la jerarquía católica y el gobierno cubano han sido ondulantes en casi 50 años, con períodos de fuerte enfrentamiento -en los años 60- y de cohabitación, sobre todo después de la visita papal de 1998.

"Estas relaciones serán siempre desafiantes, pero también llenas de oportunidades para promover el bien común de los cubanos", dijo Bertone, que espera que su visita sea "un nuevo impulso" en ese sentido.

Fuentes de prensa católicas dijeron que Bertone habría obtenido un mayor acceso de la iglesia a los medios de comunicación. Mientras, Pérez Roque le dijo: "Seguiremos trabajando para impulsar las relaciones, la comunicación, el diálogo

You must be logged in to post a comment Login