Más de 25.000 personas asisten al concierto de Iron Maiden en Costa Rica

SAN JOSÉ (AFP) – Más de 25.000 personas de toda Centroamérica vibraron en la noche del martes en Costa Rica, en el primer y único concierto que ha dado el grupo de heavy metal inglés Iron Maiden en la región centroamericana.

Este concierto, realizado en el estadio Ricardo Saprissa de la capital costarricense, se enmarcó dentro de su gira mundial “Somewhere back in time”, que proseguirá en Bogotá (Colombia), el jueves, antes de llegar a Brasil, Argentina, Chile y San Juan de Puerto Rico.

La hija del mítico bajista Steve Harris, Lauren Harris, fue la encargada de levantar el telón en la fresca noche costarricense.

La banda inglesa hizo un repaso de los éxitos de la década de los 80 y rememoró el Egipto Producción de la gira “Powerslave” que realizó en 1984-85.

Temas como “Aces High”, que dio inicio al concierto, “Can I play with Madness”, “The Trooper”, “Rime of the Ancient Mariner”, “Heaven can’t wait” o “Run to the Hills”, atronaron en la noche josefina haciendo vibrar y cantar a sus fieles fans que habían empezado a llegar a San José el viernes, procedentes de toda la región.

El cantante, Bruce Dickinson, derrochando energía e histrionismo a lo largo de dos horas sobre un escenario que rememoraba la época de los faraones, agradeció la presencia de “30.000 personas” en Costa Rica, aunque recordó que en la capital mexicana habían reunido a “50.000” y prometió volver para “llenar un estadio más grande”.

Agradeció en particular la presencia de salvadoreños, guatemaltecos, hondureños, nicaragüenses y panameños que se desplazaron desde sus países hasta Costa Rica para verles, pasando hasta treinta horas en el viaje.

“Habrán visto un concierto por televisión, pero no tiene nada que ver con un concierto en vivo”, les dijo, antes de invitar al público a hacer la ola en dos ocasiones, prometiendo que eso formará parte de la película de la gira que están preparando.

Haciendo bueno el adagio de que los viejos rockeros nunca mueren, los Iron Maiden lograron reunir varias generaciones, entre las que predominaba el público masculino.

El ‘tico’ Germán Volio, de 37 años, se llevó a su hijo, Germán de 15, para ver en carne y hueso a los propietarios de esas voces desgarradas que ha escuchado “desde que tiene uso de razón” y ver convertido “su sueño en una realidad”.

Pese a que vive y trabaja en San José, había pedido cuatro días de vacaciones para presenciar de cerca a sus héroes.

El salvadoreño Enoc Mejía no se lo podía creer después de cerca de 72 horas sin dormir entre el viaje y la espera.

“Un sueño que se cumple para poder morir en paz”, apostilló al final, mientras que su compatriota, Oscar Nochez, al que conoció en el viaje, asentía antes de agregar que este concierto es “lo mejor que hemos visto”.

Al término del concierto, sólo tendrían media hora para llegar hasta los buses que los iban a regresar a El Salvador.

Los ‘Maiden’ tuvieron que salir de nuevo al escenario atendiendo los deseos de un público ávido e incansable, tras una primera parte de hora y media de derroche de energía.

Para recompensar el gesto de la banda, entonaron el ‘feliz cumpleaños’ al guitarrista Adrian Smith, que este miércoles cumple 51 años, en el momento de las presentaciones y cantaron con ellos los tres temas finales, pero el paroxismo llegó con “Fear of the Dark” y con la presencia de su ‘amuleto’, el robot Eddie, que los acompaña desde el inicio de su carrera.

You must be logged in to post a comment Login