Preocupa a gobernador de Baja California el trasiego de armas de EU

El gobernador de Baja California, José Guadalupe Osuna Millán, expresó su preocupación por el tráfico de armas desde Estados Unidos a México y sostuvo que es necesario acordar un mecanismo bilateral para eliminarlo.

Osuna Millán, quien realiza una visita de trabajo en compañía de sus colegas de Sonora, Eduardo Bours, y Eugenio Javier Hernández Flores, de Tamaulipas, dijo que es particularmente preocupante que algunas de las armas tengan números de serie del ejército estadunidense.

"Las armas que cruzan hacia México de los Estados Unidos es un tema que nos preocupa y debemos acordar un mecanismo para eliminar el traslado de estas armas", dijo el lunes durante una rueda de prensa en la embajada de México en Washington.

"Solamente el año pasado fueron decomisadas por autoridades federales cerca de 17 mil armas, entre las cuales se pueden encontrar armas inclusive de propiedad del ejército norteamericano, ese es uno de los temas que hay que puntualizar", señaló.

El número de armas contrasta con la cifra oficial manejada por el gobierno federal mexicano en el sentido de que el año pasado fueron decomisadas poco más de cuatro mil unidades.

Cuando se cuestionó al gobernador sobre la discrepancia, explicó que la cifra fue divulgada en una reunión del Consejo Nacional de Gobernadores (CONAGO) de México.

La Procuraduría General de la República (PGR), de México, informó el pasado 8 de febrero que en la lucha contra el crimen organizado las autoridades lograron incautar en el periodo 2001-2007 más de tres millones de cartuchos útiles y 17 mil armas largas como AK-47 y R-15.

Según la PGR, los años en los que mayor número de armas largas han sido incautadas al crimen organizado fueron 2001, con tres mil 119, y 2007 con cuatro mil 205 unidades.

"Un alto porcentaje del número de serie corresponde a armas de los Estados Unidos y ese es trabajo de investigación para saber como se mueve", insistió.

John Walters, el "zar" antidrogas de la Casa Blanca, reconoció la semana pasada que el tráfico de armas es un problema y admitió los reportes de que algunas de las armas pueden proceder, no del ejército, pero si de la Guardia Nacional.

El tema del tráfico de armas a México fue examinado la semana pasada en una reunión sobre seguridad entre altos funcionarios de México y Estados Unidos en Los Cabos, Baja California Sur.

Durante una reciente visita a Washington, el secretario de seguridad pública de México, Genaro García Luna, señaló que busca trabajar con sus contrapartes estadunidenses para aumentar la capacidad de detección de tráfico de drogas de armas.

García Luna se reunió con directivos de la Agencia contra el Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF), de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), y del Servicio Secreto, entre otros.

El mes pasado, la administración Bush reconoció la existencia de un "río de acero de armas" que fluye desde Estados Unidos a México y solicitó por ello al Congreso recursos adicionales para evitar la detección del contrabando de armamento.

La administración Bush admitió que el 40 por ciento de las miles de armas que cruzan semanalmente a México desde Estados Unidos caen en manos de traficantes de drogas mexicanos.

El gobierno federal pidió por ello un presupuesto de casi un millón de dólares para contratar 12 agentes adicionales de la ATF a fin de "aumentar la capacidad de ATF de inspeccionar e investigar la industria de armas de fuego".<

You must be logged in to post a comment Login