Bajo Fondo Tango Club de Santaolalla con broche de oro de Julieta Venegas

MEXICO (AFP) – “No sabemos muy bien qué tipo de música hacemos, y tampoco estamos apurados en averiguarlo”, dijo el afamado músico argentino Gustavo Santaolalla al frente del indefinible Bajo Fondo Tango Club en un recital en México, que tuvo el broche de oro de la local Julieta Venegas.

Un tanguero tradicional se hubiera retirado indignado del Salón Vive Cuervo al escuchar los primeros acordes de fusión entre la música rioplatense y la electrónica y, más aún, de ver a unos 3.000 jóvenes mexicanos saltando como en un recital de rock.

Muchos de ellos entonan las canciones que en su formato original son las típicas del tango y gritan como si fuera un ‘hit’ con “Mi Buenos Aires querido”, una de las más emblemáticas y clásicas del dos por cuatro, que termina con un alto ensamble electrónico.

“Es la música, estúpido”, podría ser el lema de la banda argentino-uruguaya que con los talentosos arreglos de Santaolalla logra transformar en música electrónica al folklorista uruguayo Alfredo Zitarrosa, al rockero argentino León Gieco, a los mexicanos de Café Tacuba, a la tanguera Adriana Varela y, por supuesto, a Carlos Gardel.

El ganador del Oscar por la música de ‘Secreto en la montaña’ (Brokeback Mountain) y compositor de bandas sonoras de películas como ‘Babel’, ‘Amores Perros’, ‘Diarios de motocicleta’ y ’21 Gramos’, se mueve en el escenario blandiendo su guitarra eléctrica como si fuera un debutante emocionado por una gran asistencia.

Como en los tiempos del grupo de rock Arco Iris, allá por los años 60 y 70, el multipremiado músico y productor va de aquí para allá a los saltos animando a sus músicos, que derrochan talento desde el bandoneón de Martín Ferres, el violín de Javier Casalla, el contrabajo de Gabriel Casacuberta, la batería de Adrián Sosa y el piano de Luciano Supervielle.

Y apareció Julieta Venegas en el segundo bis, con “De mis pasos”, y una fulgurante voz que parece no entrar en su pequeña figura, tímida y a la vez potente, integrando una cercana química con el argentino, quien será el invitado de la mexicana en su “MTV Unplugged”, que por primera vez se filmará en México.

“Llegué al Oscar, al Grammy, al Golden Globe, sin proponerme ganar un premio, nunca hice nada para obtener un galardón, siempre hice lo que mi corazón me dictaba, lo que mi necesidad artística me impulsaba”, dijo quien también asesoró o produjo a los mexicanos Café Tacuba, Molotov y Fobia, a los uruguayos de La Vela Puerca o a los argentinos de Bersuit Vergarabat.

Más de dos horas de recital lograron convencer a algunos argentinos y uruguayos residentes que esperaban enjugar la melancolía por su tierra con más acordes clásicos de la música rioplatense y terminaron por verse envueltos en una inesperada demostración contra los encasillamientos de géneros.

“¿Qué cómo se gana un Oscar? No sé la fórmula, sólo espero que con buena música”, dijo Santaolalla en esa rueda de prensa.

You must be logged in to post a comment Login