Bush considera “Prioridad urgente” ley de escuchas telefónicas

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, consideró como una "prioridad urgente" que el Congreso apruebe una extensión permanente de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA), que expiró el pasado 16 de febrero.

"La ley ha expirado, la amenaza contra Estados Unidos no ha expirado", dijo Bush el jueves en una rueda de prensa, en la que advirtió que un rechazo a esa medida eleva el riesgo en las labores para recabar información de inteligencia, "y eso es peligroso".

Bush destacó que el Senado aprobó este mes proteger a las empresas de telecomunicaciones demandadas por cooperar en el monitoreo -sin una orden judicial- de llamadas telefónicas y correos electrónicos de sospechosos de terrorismo.

El mandatario instó a hacer lo mismo a la Cámara de Representantes, donde se debate la autoridad del gobierno federal frente a la privacidad y las libertades civiles de los estadunidenses, así como la inmunidad que buscan las firmas de telecomunicaciones.

El Congreso debe actuar sobre esta "prioridad muy urgente" que necesitan funcionarios de inteligencia "para monitorear más efectivamente las comunicaciones de los terroristas", enfatizó Bush.

Las demandas contra las compañías de telecomunicaciones por violaciones a la privacidad permitirían la divulgación de información confidencial y daría a la red terrorista Al Qaeda la manera de evitar la vigilancia, anotó el gobernante.

Agregó que las demandas "harían más difícil rastrear a los terroristas porque las compañías privadas asediadas y temerosas de las demandas estarían menos dispuestas a ayudarnos rápidamente a obtener la información que necesitamos".

Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, el gobierno de Estados Unidos informó a las empresas de telecomunicaciones que su asistencia era legal y vital para la seguridad nacional, por lo que sería "injusto" permitir que procedan las demandas, recalcó Bush.

El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, acusó a Bush de rehusar negociaciones con el Congreso sobre la extensión de la ley FISA.

Reid señaló que Bush busca obtener la inmunidad para las firmas de telecomunicaciones, pero que el asunto central es "mantener seguros a los estadunidenses" mientras se protegen sus derechos civiles.

La ley FISA, que fue aprobada en agosto de 2007, autoriza la interceptación sin una orden judicial de llamadas telefónicas o correos electrónicos que utilicen las redes de Estados Unidos, tanto de estadunidenses como de extranjeros sospechosos de terrorismo.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login