Humor y alegría de vivir de Castelbajac, tentación grunge de Chanel

PARIS (AFP) – Con un derroche de color y de alegría de vivir y una buena dosis de surrealismo, el diseñador Jean-Charles de Castelbajac demuestra que la moda no está reñida con el humor, mientras Karl Lagerfeld para Chanel sorprende al deshilachar la clásica chaqueta de tweed como si fuera un jean.

Los dos modistas presentaron el viernes en París sus colecciones de prêt-à-porter para el próximo invierno.

Jean-Charles de Castelbajac propone blazers de colegiala combinados con minifaldas escocesas o a rayas, y trajes de tres piezas de corte masculino de dril de algodón natural estampado con enormes lunares rojos. Los mismos lunares se encuentran en una falda amplia que se combina con un twin-set con estrellas estampadas.

Creativo, risueño e incluso disparatado por momentos, el vestuario Castelbajac incluye vestiditos-pulóver con enormes dibujos, smokings en los que la parte delantera se encuentra en la espalda y viceversa, minivestidos de seda adornados leyendas (“Come as you are”, “smells like teen spirit”) o con motivos sorprendentes (el esqueleto, un payaso).

El dibujo de los cubos de kubrik cubre un ajustado mono de jean digno de Arlequín o una minifalda de cuero.

El abrigo de capa evoca a Sherlock Holmes, mientras los chaquetones de cuero se adornan con apliques de estrellas o banderas.

Todo ello salpicado de sonrientes insignias amarillas “smiley”.

“Cuando se habla de humor y de cosas positivas es necesario que todo sea muy editado, muy controlado, y que sea perfecto. Así que espero que haya sido perfecto”, declaró el diseñador a la AFP al terminar el desfile.

El estruendo de los aplausos y bravos con que lo saludó el público es la mejor respuesta.

El desfile de Chanel, presentado alrededor de un tiovivo, sorprende desde le primer momento: los trajes sastre de tweed emblemáticos de la casa forman parte de la colección, pero en uno los codos y la falda están gastados, en otro la falda parece desgarrada.

“Es muy moderno tratar el tweed así, es relajante”, comentó Karl Lagerfeld al terminar el desfile. “Es divertido destruir una tela que no es barata como el jean. Esta cuesta una fortuna (…), pero me pareció divertido tratarla como si no fuera cara”, agregó.

Otra novedad: una suerte de capas leves que cubren apenas la espalda y se utilizan con vestidos cortos.

El diseñador propone asimismo largas faldas de tweed combinados con pulóveres o blusas blancas, abrigos redingotes y leves vestidos beige rosado acompañados con largos guantes de encaje.

La víspera, el diseñador de la casa Yves Saint Laurent, Stefano Pilati, propuso un vestuario de factura perfecta compuesto de vestidos bimaterias (tweed azul delante, raso gris en la espalda), camisas blancas o de muselina transparente y grandes mangas abultadas.

Chaquetas de tweed con apliques de raso, spencers de cuero negro acompañando pantalones amplios y faldas de largo a media pierna complementan el guardarropa Yves Saint Laurent.

You must be logged in to post a comment Login