Katoucha, la reina negra de Yves Saint Laurent, murió ahogada en el Sena

PARIS (AFP) – La ex modelo Katoucha Niane, desaparecida a principios de mes y cuyo cadáver se halló el jueves en el río Sena de París, murió ahogada y su cuerpo no presentaba ninguna "marca de violencia", según los resultados de la autopsia anunciados el viernes.

La autopsia también determinó "formalmente" que el cuerpo hallado el jueves en el Sena corresponde al de Katoucha Niane, ex modelo de origen guineano de 47 años. Los investigadores privilegian la tesis del accidente para explicar su muerte.

Katoucha, una de las reinas negras de las pasarelas de la alta costura en los años 80 y militante del combate contra la mutilación sexual de las niñas, había desaparecido a principios de mes tras asistir a una fiesta y ser acompañada por un amigo hasta cerca de la barcaza transformada en vivienda en la que residía en París.

Apodada la princesa peule, Katoucha Niane fue la modelo estrella de Yves Saint Laurent, que "la quería enormemente", recuerda Dominique Deroche, encargada de comunicación de la fundación del gran modista.

"Era exactamente como un dibujo de Yves Saint Laurent, la cabeza orgullosamente levantada, largo cuello, muy delgada pero con bellos hombros, hecha para la alta costura. Desfilaba magníficamente y lució a menudo modelos emblemáticos de las colecciones, como el vestido cubista azul marino adornado con palomas alrededor del cuello", agrega Deroche.

Hija del escritor e historiador Djibril Tamsir Niane, Katoucha nació en 1960 en Conakry (Guinea). "Crecí rodeada de majaguas e ilang-ilang. Me embriagaban los olores suaves y soñaba con ser perfumera o modelo en la casa Courrèges", escribió en su autobiografía "Dans ma chair" ("En mi carne") publicada a fines de 2007 por la editorial Michel Lafon.

Su vida cambió radicalmente a los 9 años, cuando su madre hizo que se le practicara la excisión (mutilación genital). "Vivíamos en Conakry, la vida era bella. Un día, mamá me dijo que íbamos al cine, y me encontré convertida en víctima de una película de horror. Un traumatismo enorme del que nunca había logrado hablar antes de encontrar el amor y escribir ‘En mi carne’".

En Francia, empezó su carrera de modelo en la casa Thierry Mugler. "Al convertirme en modelo, encarné la feminidad más orgullosa y más admirada, cuando en realidad estaba disminuida. ¡Qué revancha!", escribió.

Amable y espontánea, Katoucha abandonó las pasarelas en 1994 y creó una pequeña casa de prêt-à-porter. Sin alejarse nunca de su modista favorito. En 1998, desfiló con otras 300 modelos en la retrospectiva de Yves Saint Laurent presentada en el Estadio de Francia.

Pero, sobre todo, Katoucha se dedicó a fondo a militar contra la práctica ancestral de la excisión, y creó una asociación dedicada a tratar de impedir que las niñas sigan siendo mutiladas.

Katoucha tenía 47 años de edad y era madre de tres hijos.

You must be logged in to post a comment Login