El número dos de las FARC muere en un ataque militar colombiano en Ecuador

BOGOTÁ (AFP) – El segundo hombre de las FARC, Raúl Reyes, murió en Ecuador cerca de la frontera, en un ataque aéreo lanzado por militares colombianos calificado por el gobierno como el “golpe más contundente” contra la guerrilla, pero que provocó la protesta de Quito.

“En una operación conjunta de las Fuerzas Militares y la policía nacional fue dado de baja alias Raúl Reyes, miembro del secretariado de las FARC, y es el golpe más contundente que se le ha dado a ese grupo terrorista”, indicó el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos en conferencia de prensa.

En la operación, que se realizó en la medianoche del viernes al sábado, murieron 17 guerrilleros y un soldado colombiano, según el ministro colombiano.

Santos dijo que el campamento donde estaba Reyes “estaba ubicado en el lado ecuatoriano a 1.800 metros de la frontera”, y que las tropas de Colombia atacaron desde su país. “La Fuerza Aérea Colombiana procedió a atacar el campamento, desde el lado colombiano, teniendo siempre en cuenta la orden de no violar el espacio aéreo ecuatoriano”, manifestó.

Pero horas más tarde, el ministerio de Relaciones Exteriores ecuatoriano informó de que Ecuador protestó ante Colombia por la incursión militar en su territorio y exigió disculpas en una carta enviada la noche del sábado a Bogotá.

Simultáneamente, el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, llamó a consultas a su embajador en Bogotá, Francisco Suescum, y amenazó con “ir hasta las últimas consecuencias por el ultraje” a su país. Según el mandatario, Uribe “fue engañado o una vez más le mintió al gobierno ecuatoriano”, al darle una versión diferente sobre la operación.

Correa, quien había conversado sobre el operativo más temprano con Uribe, señaló que el presidente colombiano le había informado sobre una “persecución en caliente” que obligó a los militares a defenderse después de que las FARC los atacaron desde lado ecuatoriano. Sin embargo, dijo que las tropas ecuatorianas inspeccionaron un sitio conocido como Angostura, ubicado a dos km de la frontera con Colombia, y se encontraron con la evidencia de “una masacre”.

Previamente, Uribe había agradecido a su homólogo ecuatoriano “su determinación para derrotar el terrorismo”, subrayando que “asumiría la responsabilidad total de los hechos”.

En Caracas, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, advirtió de que una operación similar de Colombia contra las FARC en territorio venezolano, sería “causa de guerra”.

En las primeras imágenes conocidas del jefe rebelde abatido, difundidas en internet por el diario El Tiempo, se ve el cuerpo ensangrentado de Reyes vestido con una camiseta blanca con la imagen del fundador de las FARC, Manuel Marulanda (‘Tirofijo’). Reyes, de 59 años, era uno de los siete integrantes del Secretariado, el ente que coordina las acciones de unos 17.000 hombres y 60 frentes que conforman a la principal guerrilla colombiana, creada en 1964 por un grupo de campesinos -entre ellos Marulanda- en la región de Marquetalia.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, instó el sábado a “hacer prevalecer las consideraciones humanitarias” en Colombia y a confirmar “la dinámica positiva” para la liberación de los al menos 39 rehenes aún en poder de esa guerrilla.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, condenó al gobierno colombiano por “asesinar” a Raúl Reyes, después “del gesto sin precedentes” que hizo la guerrilla de liberar a los primeros rehenes en su poder. Las FARC liberaron el miércoles a cuatro ex congresistas Eladio Pérez, Gloria Polanco, Orlando Beltrán y Eduardo Gechem, más de un mes y medio después de haber entregado a la ex candidata a la vicepresidencia Clara Rojas y la ex parlamentaria Consuelo González.

En tanto, dirigentes oficialistas y la iglesia Católica en Colombia señalaron que la muerte de Reyes debería llevar a las FARC a buscar una salida incruenta al prolongado conflicto colombiano. “Las FARC deben iniciar ya en serio un proceso de paz que ponga termino a esta

You must be logged in to post a comment Login