Ecuador en máxima tensión política y militar por crisis con Colombia

QUITO (AFP) – Ecuador desplegó los frentes militar y diplomático para enfrentar la peor crisis de su historia con Colombia a causa de una acción militar de ese país contra las FARC en su territorio, agravada por las sospechas de Bogotá de que el gobierno de Quito mantenía tratos con esa guerrilla.

El presidente Rafael Correa dejó al borde de la ruptura las relaciones bilaterales y dispuso la movilización militar hacia la frontera común de unos 600 km, en rechazo a la incursión colombiana que eliminó a 20 guerrilleros, incluido el número dos de las FARC, Raúl Reyes.

Se trata de la mayor tensión internacional que afecta a Ecuador desde la guerra no declarada con Perú en 1995 por un conflicto territorial.

Este lunes Correa activó de urgencia el máximo órgano de seguridad del Estado para analizar los pasos a seguir en la crisis, que condujo al retiro de su embajador en Bogotá y la expulsión del representante del gobierno colombiano en Quito.

Simultáneamente, los uniformados destacados en la línea fronteriza permanecían en máxima alerta, aunque de momento no se ha reforzado el dispositivo militar, según fuentes castrenses consultadas por la AFP.

Ecuador cuenta con unos 11.000 soldados en el territorio colindante con Colombia, apoyados por aviones A-37 de fabricación estadounidense y helicópteros franceses tipo Gacela.

“Las Fuerzas Armadas de Ecuador están listas para los enfrentamientos (…). Nosotros vamos a defender nuestra soberanía, no importa quién trate de ofenderla”, dijo el ministro de Defensa, Wellington Sandoval.

La crisis pareció profundizarse después de que el gobierno de Alvaro Uribe denunciara unos supuestos tratos de las FARC con Correa y el ministro de Seguridad Interna y Externa de Ecuador, Gustavo Larrea.

“Es una patraña. Jamás podría el gobierno del Ecuador, el presidente Correa, el ministro Larrea, tener una actitud de esta naturaleza”, afirmó el embajador ecuatoriano en Bogotá, Francisco Suescum.

Desde Bogotá el gobierno de Uribe fue más allá al acusar a su par de Ecuador de mantener una “convivencia” con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas).

Según el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, eso explica la reacción airada de Quito por la muerte de Reyes durante la incursión a territorio ecuatoriano, por la que Bogotá ofreció unas disculpas rechazadas por Correa.

“No será suficiente una disculpa diplomática del gobierno de Bogotá. Exigimos compromisos firmes y formales ante la comunidad internacional, que garanticen que no se repetirán estos inaceptables hechos”, declaró Correa en un mensaje dirigido a la nación el domingo.

En ese sentido, el presidente ecuatoriano informó que habló con sus homólogos de Argentina, Bolivia, Chile, Costa Rica, Cuba, España, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela, además de los secretarios de la OEA y de la Comunidad Andina de Naciones (CAN).

Por su parte, el presidente venezolano, Hugo Chávez, ofreció a Correa toda su ayuda, antes de retirar el personal de su embajada en Bogotá y decidir militarizar la frontera colombo-venezolana.

“He compartido con ellos la gravedad de la situación y he planteado la elaboración conjunta de una propuesta dirigida a detener este tipo de conductas e impedir la internacionalización del conflicto colombiano”, afirmó.

Argentina, Chile, Brasil, España, Italia y Perú se pronunciaron el lunes y comprometieron sus esfuerzos para impedir una escalada del conflicto, aunque en el caso de los gobiernos de Cristina Kirchner y Michelle Bachelet criticaron la violación colombiana del suelo ecuatoriano.

You must be logged in to post a comment Login