Crisis entre Venezuela, Colombia y Ecuador avanza a niveles sin precedentes

CARACAS (AFP) – La crisis entre Venezuela y Colombia por el ataque a las FARC en Ecuador en el cual fue abatido el número dos de la guerrilla alcanza niveles sin precedentes, mientras Caracas se apresta a recibir al presidente Rafael Correa el mismo día que llega su colega argentina Cristina Fernández.

La disputa abordada este martes por la OEA, subió de tono entre acusaciones de “patrocinio de genocidas”, lanzada por el presidente colombiano Alvaro Uribe y señalamientos de los vínculos de éste con el narcotráfico y “horrendos crímenes de guerra” de los paramilitares de derecha, planteada por Caracas.

El presidente colombiano denunció que un comandante de las FARC, Iván Márquez, tendría un campamento en territorio venezolano y anunció que acusará a Chávez de patrocinio y financiación de genocidas, ante la Corte Penal Internacional (CPI), en alusión al grupo rebelde.

Uribe esgrime una amenaza “risible” con su anuncio de acudir a la CPI y ataca “vilmente la honorabilidad del Jefe de Estado venezolano, montando un expediente burdo sobre la base de falsificaciones e inventos”, respondió el canciller venezolano Nicolás Maduro.

El presidente venezolano Hugo Chávez asumió como propio el agravio denunciado por su homólogo ecuatoriano y acusó a su principal rival en Sudamérica, el presidente Alvaro Uribe, de ser un instrumento de Estados Unidos, entre epítetos de “mentiroso, mafioso y paramilitar”.

Casi al unísono, Venezuela y Ecuador tomaron medidas diplomáticas severas contra Colombia y anunciaron una reunión en Caracas el miércoles.

Caracas expulsó el lunes al embajador de Colombia, luego de cerrar su embajada en Bogotá y ordenar un despliegue militar en la frontera, mientras Ecuador anunciaba la ruptura de relaciones con Bogotá y también militarizaba la zona fronteriza.

La medida dejó suspendidas y al borde de la ruptura total, las relaciones entre Caracas y Bogotá según explicó a la AFP un portavoz de la cancillería venezolana.

Las denuncias subieron de tono y Maduro dijo ante el Congreso que Colombia lanzó “un golpe artero contra Ecuador; y ese golpe iba a ser en Venezuela”.

El canciller aseguró que las denuncias de Chávez “logró neutralizarlo (el golpe), detenerlo y evitarlo”, reseñando alertas previas de Venezuela.

Maduro recapituló las denuncias sobre planes de una provocación militar colombiana contra Venezuela y afirmó que, utilizando el argumento de la “legítima defensa”, Colombia practica la llamada política antiterrorista de Estados Unidos y de “guerra preventiva”.

Colombia está “copiando el modelo israelí, para establecer un estado parapolicial al margen de los principios de soberanía”, exclamó.

La disputa tomó ribetes escandalosos cuando ambos países comenzaron a divulgar información de vínculos secretos de Caracas con las FARC y de Bogotá con el narcotráfico.

Bogotá anunció que la computadora personal de Raúl Reyes confiscada en el ataque en suelo ecuatoriano contiene documentos y fotografías que comprometen a los gobiernos de Venezuela y Ecuador con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas).

Venezuela negó esa acusación y respondió que el director de la Policía colombiana, general Oscar Naranjo, está ligado al narcotráfico.

“Empiezan a hablar de 300 millones de dólares (entregados por Venezuela a las FARC), son falacias absolutas”, dijo el ministro de Interior venezolano, Ramón Rodríguez Chacín.

A la vez, el ministro venezolano mostró un computador portátil decomisado al capo narcotraficante Wilber Varela, alias Jabón, muerto en Venezuela, y señaló que los datos encontrados revelan nexos con el narcotráfico del director de la Policía colombiana, general Oscar Naranjo, quien presentó los documentos de Reyes.

You must be logged in to post a comment Login