Brasil amenaza a España con medidas de reciprocidad migratoria

BRASILIA (AFP) – El gobierno brasileño expresó este jueves su “profundo desagrado” ante reiterados episodios de negación de ingreso de sus ciudadanos España, y amenazó con adoptar “medidas apropiadas”, inclusive de reciprocidad.

En una nota oficial, la cancillería informó que “examina la adopción de medidas apropiadas de respuesta a lo ocurrido, teniendo en cuenta, inclusive, el principio de reciprocidad”, ante nuevas informaciones sobre retención y negativa de ingreso a viajeros brasileños en el aeropuerto de Madrid.

Según ese documento, el secretario interino de Relaciones Exteriores de Brasil, Samuel Pinheiro Guimaraes, “convocó al embajador de España (Ricardo Peidró) para manifestar la inconformidad del gobierno brasileño” con los episodios.

“Las medidas recientemente adoptadas por las autoridades migratorias de España son incompatibles con el buen nivel de las relaciones entre los dos países”, le comunicó el canciller interino al embajador.

Unos treinta brasileños se encuentran retenidos en el aeropuerto en Madrid sin poder ingresar a España, según la prensa brasileña.

El canciller brasileño Celso Amorim, quien asiste a la Cumbre del Grupo de Rio en República Dominicana, tomó conocimiento “con profundo desagrado” del nuevo caso de negativa de entrada e instruyó al embajador en Madrid, José Viegas, de transmitir al gobierno español la “insatisfacción” oficial, según la nota.

Por su parte, el embajador Peidró dijo en conferencia de prensa que España está dispuesta a “cooperar con las autoridades brasileñas para crear mecanismos flexibles, que permitan el máximo de fluidez”, aunque sin detallar esas opciones.

La adopción por parte de Brasil de medidas de reciprocidad, acotó el diplomático, sería “indebida, en la medida en que no se trata de una legislación (migratoria) española, sino europea”.

Peidró expresó que España es el segundo mayor destino turístico de los brasileños, con 250.000 viajeros en 2007. De ese total, 1% resultó rechazado, a un promedio de ocho personas por día.

Con relación a los brasileños que se encuentran retenidos en el aeropuerto de Madrid, Peidró insistió en que “ninguno cumplía con las exigencias de la Unión Europea”, que requiere la presentación de pasajes de retorno, comprobantes de reservas de hotel y unos 70 euros por cada día de viaje.

Durante un reciente viaje a España, el canciller Amorim ya había abordado la cuestión con diplomáticos españoles, oportunidad en que pidió que se “conceda tratamiento digno y adecuado a los ciudadanos brasileños”.

En 2004 Brasil ya adoptó una medida de reciprocidad a turistas provenientes de Estados Unidos, quienes al desembarcar eran fotografiados y se les tomaba registro de las huellas dactilares.

You must be logged in to post a comment Login