Tensión en Ecuador pese a resolución de la OEA

PUERTO NUEVO, Ecuador (AFP) – Las gestiones de la OEA para solucionar la crisis diplomática entre Bogotá y Quito no redujeron la tensión militar en la frontera ecuatoriana, donde este jueves continuó la movilización de unidades de combate a sitios estratégicos.

“Las disposiciones no han cambiado y se mantendrá el refuerzo militar en el área limítrofe”, expresó a la AFP uno de los oficiales encargados de los operativos permanentes en la provincia de Sucumbíos, donde un ataque militar colombiano contra las FARC provocó la muerte de una veintena de guerrilleros, incluyendo al número dos de esa guerrilla.

“No estamos dispuestos a tolerar una nueva violación de la soberanía. Eso está muy claro”, agregó la fuente, que pidió no ser identificada aduciendo “razones de seguridad”.

Las acciones militares en la frontera ecuatoriana parecían más bien incrementarse a pesar de que la Organización de Estados Americanos (OEA) reconoció el miércoles la violación de su soberanía por parte de Colombia, que llevó a Quito a romper relaciones y movilizar sus tropas hacia los linderos.

El Ejército, que está apoyado por helicópteros Gacela de fabricación francesa equipados con ametralladoras y misiles aire-tierra, mantiene su presencia en la frontera de Sucumbíos con el convulso y cocalero departamento colombiano de Putumayo, comprobó la AFP.

Además de rastrillar la línea limítrofe camuflados entre la maleza, los soldados montaron varios puntos de control adicionales a los permanentes en la carretera entre Lago Agrio (capital de Sucumbíos) y la localidad de Puerto Nuevo, en las riberas del río San Miguel -que separa a ambos países-.

En ese trayecto, uno de los más utilizados por los colombianos que no tienen ninguna restricción para transitar por Ecuador, los uniformados revisaron documentos de identificación y realizaron cacheos en busca de drogas y armas.

“Aquí seguiremos hasta que haya orden superior”, afirmó un militar, reflejando que demorará una desmovilización de las tropas ecuatorianas.

Pero la situación es otra del lado colombiano. “Allá no hay guerra, todo está tranquilo”, manifestó Lisilia, una mujer colombo-ecuatoriana que en Puerto Nuevo abordó un bote a motor para cruzar el río y dirigirse a Puerto Asís, donde espera recibir atención médica.

“Estoy mal y en Asís está mi médico, voy y vuelvo. Aunque ahora hay bastantes soldados en Puerto Nuevo, no pasará nada, la guerra es de papeles, de políticos”, añadió.

El presidente ecuatoriano Rafael Correa, quien realiza una gira diplomática por varios países para lograr su respaldo contra Bogotá, advirtió a su vez que “patrulla que entre armada a territorio ecuatoriano será capturada, y aeronave colombiana que viole el espacio aéreo de Ecuador será considerado como un acto de guerra”.

“Antes les decíamos (a los pilotos) que estaban en el espacio aéreo ecuatoriano: vuelva al espacio aéreo colombiano. Ahora lo consideramos un acto de guerra, esa son las cosas que han cambiado” con Bogotá, señaló.

En Lago Agrio funciona un radar militar, mientras que aviones de combate A-37 de fabricación estadounidense, especiales para operar en la selva, están listos en su base en el puerto de Manta, desde donde les toma 15 minutos llegar a Sucumbíos, según una fuente castrense.

You must be logged in to post a comment Login