“Obamagate” en Canadá por el TLCAN

Montreal.- El

gobierno canadiense sigue bajo la crítica por la fuga de información que puso

en tela de juicio sinceridad de Barack Obama, aspirante demócrata a la

Presidencia de Estados Unidos, respecto al TLCAN.

El

“Obamagate”, como lo califica la prensa en Canadá, se refiere a la

filtración de información y de un documento del Consulado General de Canadá en

Chicago que puso en duda la aseveración de Barack Obama de que renegociaría el

TLCAN en caso de llegar a la Casa Blanca.

El primer

ministro conservador Stephen Harper ha negado que su gabinete tuviera algo que

ver con esta fuga de información, pero en los últimos días se confirmó que Ian

Brodie, su jefe de gabinete, fue el primero en poner al tanto a los periodistas

sobre este asunto.

El pasado 26 de

febrero, cuando periodistas y funcionarios estudiaban el presupuesto federal a

puerta cerrada en Ottawa, Brodie confió a la cadena de televisión CTV que

“había que tomar con un grano de sal” lo que afirmaba la candidata

demócrata Hillary Clinton.

Los periodistas

de CTV consultaron con la embajada de Canadá en Washington y sacaron la

información, pero refiriéndose a Obama, y seguidamente la agencia Prensa

Asociada recibió copia del documento del Consulado canadiense en Chicago.

Harper anunció

ahora que todos los funcionarios, incluyendo a Brodie, serán investigados por

la filtración calificada de “interferencia política” por el embajador

de Washington en Canadá, David Wilkins, y los partidos de la oposición en el

Parlamento.

Este

“Obamagate” adquirió mayor repercusión después que el vocero de

Clinton negó enfáticamente que hubiera habido una comunicación con el jefe del

gabinete de Harper.

Clinton usó la

fuga del documento del Consulado canadiense en Chicago para atacar a su rival

Obama, lo cual según observadores le costó a este último un buen número de

votos en la primaria de Ohio.

Este viernes,

el diario Star de Toronto abrió un nuevo episodio del tema al reportar desde su

oficina en Washington que el representante demócrata Michael Michaud, de Maine,

declaró que un ministro canadiense le había dicho que Canadá quería renegociar

el TLCAN.

Michaud afirmó

al rotativo que hace un mes el ministro de Comercio Internacional de Canadá,

David Emerson, le dijo en una conversación privada que “él consideraba la

renegociación del acuerdo comercial”.

Emerson fue uno

de los ministros canadienses que primero criticó a los candidatos demócratas

por prometer reabrir el TLCAN, afirmando que si así fuera Canadá renegociaría

el acceso estadounidense al petróleo canadiense.

Para la

analista Chantal Hebert, del diario lovcal, y el diario Le Devoir de Montreal,

Harper con su tendencia a concentrar todo el poder de decisión acumuló tres

“problemas vergonzosos” en las últimas semanas.

Para Peter

Donolo, consultante en asuntos públicos y ex director de comunicaciones del ex

primer ministro Jean Chrétien, el “Obamagate” es un asunto serio

porque esta primaria demócrata es una de las luchas mas difíciles de los

últimos tiempos.

Después de

haber causado un incidente internacional, un asunto muy serio, es difícil ver

cómo Brodie puede seguir estando en el panorama, según Donolo.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login