Patrulla fronteriza extienda “cero tolerancia”

Dallas.- La
Patrulla Fronteriza decidió extender a partir del próximo lunes su estrategia
de cero tolerancia, denominada ahora “Encierro”, a lo largo de la
frontera de México y las entidades estadounidenses de Texas y Nuevo México.

Luego de dos
semanas de haber establecido la estrategia conocida como “No Paso”,
al oeste de El Paso, la zona se extiende ahora de tres kilómetros a 24
kilómetros.

Con ello se
abarcará desde el Puente Internacional Paso del Norte hasta el cruce
internacional de Santa Teresa, en Nuevo México.

La medida
establece que todo inmigrante indocumentado detenido a lo largo de esta zona será
procesado y encarcelado, sujeto a penas de prisión de dos semanas como mínimo y
a seis meses como máximo.

La extensión de
la estrategia ha sido denominada “Encierro” y se suma al operativo
“No Paso” para cubrir en total 24 kilómetros de frontera sur.

Ambas
estrategias son semejantes a las operaciones “streamline” ubicadas en
otras áreas de la frontera con México.

Bajo todos
estos operativos, las personas que entran en forma ilegal a Estados Unidos por
el área designada como cero tolerancia, son detenidas y procesadas en una corte
federal.

Los
indocumentados comparecen ante un juez acusados de entrada ilegal al país. El
magistrado les impone entonces una sentencia que puede ser incluso de hasta
seis meses de cárcel.

“Desde la
aplicación de ‘No Paso’ (el pasado 25 de febrero) se ha tenido mucho
éxito”, dijo el vocero de la Patrulla Fronteriza en El Paso, Ramiro
Cordero.

“Se ha
dado un descenso de 78 por ciento en el número de aprehensiones, por lo que
hemos decidido expandir ‘Encierro’ hasta el Puerto de Entrada de Santa
Teresa”, explicó Cordero.

La idea detrás
de estas estrategias, es que las penas de cárcel desalenten los cruces de
inmigrantes.

Los operativos
de cero tolerancia vienen a poner fin a la práctica conocida como “detener
y liberar” al imponer a todos quienes sean aprehendidos una sentencia
mínima de cárcel.

La aplicación
de este tipo de medidas inició con la “Operación Streamline” que se
aplica a lo largo de todo el sector de Del Río, Texas, desde 2005 y que luego
ha sido aplicada en Yuma, Arizona y Laredo, Texas.

En la mayor
parte de la frontera, donde aún no se aplican estas medidas, la mayoría de los
indocumentados mexicanos detenidos son regresados a México en cuestión de
horas, sin ser acusados de delito alguno ni enfrentar penas de cárcel

En las áreas en
que han sido aplicados los operativos, se han registrado una sobresaturación en
las cárceles y los juzgados con miles de casos.

La rigidez de
este tipo de estrategias ha despertado también la atención nacional en Estados
Unidos, con fuertes críticas de parte de organizaciones de derechos humanos.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login