Latinoamérica celebra desactivación de crisis diplomática regional

CARACAS (AFP) – América Latina celebró este sábado la desactivación de una crisis diplomática regional en la Cumbre del Grupo de Río, que a lo largo de la semana enfrentó a Colombia con Ecuador, Venezuela y Nicaragua y amenazó con escalar el conflicto.

De todas maneras, aún quedan resabios de la crisis diplomática que se disolvió el viernes en Santo Domingo, tras una semana de acusaciones cruzadas, relaciones diplomáticas rotas y despliegues de militares ecuatorianos y venezolanos en la frontera con Colombia.

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, advirtió que se tomará su tiempo y coordinará con su par venezolano, Hugo Chávez, antes de reanudar las relaciones diplomáticas con Bogotá, rotas luego de que militares colombianos atacaran el 1 de marzo un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano y provocaran la muerte del número dos de la guerrilla, Raúl Reyes.

“La confianza es como un cristal: se rompe y es muy difícil, imposible reconstruirlo. Confiar nuevamente en el presidente Alvaro Uribe, con todo respeto al pueblo colombiano, va a ser muy difícil”, sostuvo el jefe de Estado ecuatoriano.

De todas maneras a su regreso a Quito, Correa se felicitó diciendo que “América Latina empieza una nueva era donde primarán los principios, la justicia, el derecho internacional”.

Los apretones de manos y abrazos de todos los presidentes protagonistas del enfrentamiento con que se cerró la cumbre dejaron atrás los temores de una peligrosa expansión del choque diplomático.

Este sábado la OEA anunció en un comunicado que una comisión diplomática del organismo viajará el domingo a Ecuador y el martes a Colombia, para reunir información sobre la crisis, pese a que haya quedado superada.

La comisión deberá remitir la información a una reunión extraordinaria de de cancilleres, prevista en Washington para el 17 de marzo próximo.

Correa planteó además, la creación de una nueva “OEA sin Estados Unidos”, al denunciar presiones de Washington a favor de Colombia en el seno del organismo durante la crisis diplomática.

“Necesitamos una OEA conformada sólo por países de la región, es decir, una organización de estados latinoamericanos y ese bien podría ser el Grupo de Rio”, señaló el mandatario, aduciendo la lentitud del organismo con la que manejó la crisis, que logró un consenso el miércoles tras dos días de deliberaciones.

La OEA reconoció que hubo una violación del territorio ecuatoriano por parte de Colombia, pero no condenó explícitamente las acciones de Bogotá, como Venezuela y Ecuador demandaron desde un principio.

La crisis se vio condimentada con las acusaciones lanzadas por Uribe contra Chávez y Correa por supuestos vínculos con la guerrilla colombiana de las FARC, producto de información supuestamente obtenida en la computadora de Reyes, requisada durante la incursión colombiana.

Pero en su discurso en la cumbre, el mandatario venezolano afirmó que “es tiempo de reflexiones y acciones, estamos a tiempo de detener una vorágine de la cual pudiéramos arrepentirnos y no sólo nosotros sino nuestros pueblos, hijos y comunidades”.

Y a instancias del anfitrión, el dominicano Leonel Fernández, que pidió terminar la cumbre con un gesto de paz, Correa aceptó: “Con el compromiso de no agredir nunca más a un país hermano y el pedido de perdón, podemos dar por superado este gravísimo incidente”, dijo.

Durante su discurso, Chávez anunció que recibió pruebas de vida de rehenes militares y policías de las FARC y pidió a Uribe que le permita ir a buscarlos a Colombia, así como conformar un grupo de países amigos para emprender una negociación con la guerrilla colombiana.

El gobierno de Venezuela recibió de las FARC este año, en enero y febrero, a seis rehenes de las FARC: los políticos Clara Rojas, Consuelo González, Luis Eladio Pérez, Gloria Polanco, Orlando Beltrán y Jorge Géchem.

Al concluir la cumbre, Chávez viajó a La Habana, donde fue recibido por el presidente Raúl C

You must be logged in to post a comment Login