Perú: ex militar declara sobre escuadrón de la muerte en juicio a Fujimori

LIMA (AFP) – Un ex jefe de inteligencia militar peruana admitió la existencia del escuadrón de la muerte ‘Colina’, responsable de matanzas en Perú a inicios de los 90, testimonio que coincide con otros de ex militares en el juicio al ex presidente Alberto Fujimori que este lunes cumplió tres meses.

En la audiencia número 34 del proceso, el coronel en retiro Alberto Pinto Cárdenas, ex jefe del Servicio de Inteligencia del Ejército (SIE), fue confrontado por el fiscal adjunto Avelino Guillén con una anterior declaración suya en que señalaba la existencia de ese grupo, aunque decía que desconocía sus actividades.

“No puedo esconder nada. Si he dicho eso, es correcto”, reconoció el militar quien cuando era jefe del SIE en 1992 firmó memorándums en que ordenaba a dos suboficiales mujeres a que se integren al “desto Colina” (destacamento Colina).

El grupo Colina, integrado por oficiales y personal subalterno del ejército, es responsable de las matanzas de Barrios Altos, en 1991 que dejó quince muertos, y de la Universidad la Cantuta, en 1992 con diez muertos.

El ex presidente Fujimori es acusado de ser autor intelectual de ambas masacres por lo que el fiscal del proceso, José Peláez, pide para él 30 años de cárcel.

Una decena de militares que formaron ese escuadrón de aniquilamiento han declarado ante el tribunal que juzga a Fujimori, presidido por el juez César San Martín, que existió esa unidad y que realizaba “operaciones especiales de inteligencia” consistentes en dar muerte a presuntos sospechosos de haber pertenecido a la guerrilla maoísta Sendero Luminoso.

Todos ellos han sindicado al mayor Santiago Martín Rivas de ser el jefe operativo del grupo y de haber iniciado las matanzas con pasmosa frialdad mediante disparos en la nuca a sus víctimas.

Al presentarse en el proceso semanas atrás Martín Rivas negó todas las acusaciones y a contrapelo de los testimonios de sus ex compañeros, dijo que el destacamento Colina nunca existió y que todo era una invención “novelesca” de la prensa opositora a Fujimori.

La declaración de Pinto Cárdenas apuntala la versión que diera otro ex jefe del SIE, el coronel Víctor Silva -a quien sucediera en el cargo- quien declaró que recibió órdenes superiores para dar armamento sofisticado, granadas, visores nocturnos y todo lo necesario para la formación de una unidad militar que luego se denominaría destacamento Colina.

Esa unidad, según Silva, obedecía a un plan denominado Cipango, mediante el cual se autorizaba a poner en práctica una “guerra de baja intensidad o guerra sucia contra las organizaciones armadas”.

A tres meses de iniciado el juicio, “ha quedado totalmente demostrado que el grupo Colina existió”, dijo a la AFP el abogado Ronald Gamarra, defensor de los familiares de los agraviados por las matanzas.

“También está quedando demostrada la vinculación de Fujimori con el Grupo Colina”, añadió aludiendo a testimonios de ex militares testigos que aseguran que Fujimori sabía de las actividades clandestinas del grupo de aniquilamiento.

La congresista Keiko Fujimori, hija del ex mandatario, por el contrario sostuvo que hasta ahora no hay pruebas contra su padre. “Por eso confío en la capacidad de los magistrados al final del juicio”, anotó.

Fujimori, quien fue extraditado desde Chile en septiembre del año pasado después de un largo autoexilio en Japón y Santiago, ya ha recibido una condena a seis años de cárcel por haber ordenado el allanamiento de una vivienda particular en 2000 utilizando a un falso fiscal.

You must be logged in to post a comment Login