Familias de mexicanos víctimas de ataque colombiano quieren demandar a Uribe

QUITO (AFP) – Las familias de las víctimas mexicanas de la incursión colombiana contra las FARC en Ecuador anunciaron el martes demandas internacionales contra Colombia, aduciendo que en la acción fueron alcanzados civiles que estaban en la base bombardeada estudiando el fenómeno insurgente.

En el ataque -que arrastró a una severa crisis a los gobiernos de Bogotá y Quito- murió el número dos de las FARC Raúl Reyes y otra veintena de personas, entre ellos Juan González, un estudiante mexicano de filosofía de 29 años, aunque Ecuador presume que serían cuatro los muertos de esa nacionalidad.

Asimismo, resultó herida la mexicana Lucía Andrea Morett (27 años) estudiante de arte dramático, rescatada por las tropas ecuatorianas y trasladada a un hospital de Quito, donde se recupera de las lesiones en medio de una severa crisis nerviosa, según sus padres.

“A un lado de las bombas que cayeron había civiles, como nuestra hija y los estudiantes con los que llegó a ese campamento. Ahí hay actos de lesa humanidad que deben ser sancionados, que deben ser castigados conforme al derecho internacional”, afirmó Jorge Morett, padre de la muchacha.

“Esto fue un crimen de Estado, de eso no nos queda duda”, enfatizó Morett.

La Asociación Latinoamericana de Derechos Humanos ofreció su respaldo legal a las familias mientras el gobierno mexicano pidió a Quito celeridad en el intercambio de información sobre el caso.

Tanto Lucía como su compañero fallecido, alumnos de la Universidad Nacional Autónoma de México, llegaron a Ecuador una semana antes de la incursión militar, para participar en Quito en un encuentro de grupos de izquierda, en el que fue proyectado un video con el saludo de Reyes.

Según las familias, luego se trasladaron al campamento de Reyes, en el límite colombo-ecuatoriano, para seguir una investigación sobre la guerrilla colombiana.

“Los muchachos venían en plan de entrevistas y de estudio. Tenemos los elementos para señalar que eran universitarios de la Facultad de Filosofía, del programa de estudios latinoamericanos, en el que son propios este tipo de estudios de campo”, dijo Alvaro González, padre del estudiante abatido.

Su esposa Rita del Castillo culpó directamente al presidente colombiano, Alvaro Uribe, de lo que consideró una matanza, y dijo que hará todo lo posible para “que responda por la masacre que se llevó a cabo en suelo ecuatoriano”.

Los padres de Lucía Morett denunciaron por su parte que los soldados colombianos “acosaron sexualmente a su hija y amenazaron con matarla” mientras estaba herida en el suelo recibiendo las primeros auxilios.

Luego de bombardear el campamento rebelde, los militares colombianos ingresaron y retiraron los cuerpos de Reyes y de otro presunto rebelde, dejando abandonados los demás cadáveres y a las mujeres heridas, según versiones coincidentes de los dos países.

“Si no se hace justicia con nuestra denuncia iremos a los organismos internacionales porque no puede quedar impune una masacre de civiles, de jóvenes estudiantes que estaban allí deseosos de conocer la problemática insurgente”, afirmó el padre de Juan González.

You must be logged in to post a comment Login