Malestar crece en Argentina por contradicción entre dos índices de inflación

BUENOS AIRES (AFP) – La persistencia en Argentina de dos cálculos de la inflación, uno oficial sospechado de manipulaciones y otro privado que revela una escalada de precios, acrecentó el malestar entre inversionistas, sindicatos y organizaciones de defensa del consumidor, señalaron este martes analistas.

Cada vez se hace menos creíble para la sociedad un Indice de Precios Minoristas (IPC) que marcó un alza de 1,8% acumulado para el primer bimestre cuando las consultoras económicas dijeron que se eleva a por lo menos el doble.

Ni siquiera los poderosos sindicatos de la central obrera oficialista CGT confían en la medición gubernamental, que fijó un 8,5% de inflación en 2007, y negocian ajustes de salarios 20% a 30% por costo de vida para sus 10 millones de afiliados.

La entidad que agrupa a los técnicos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), cuya dirección está intervenida por el Gobierno, denunció que en 2007 la inflación real se situó entre 22,3% y 26,2%.

Pero a la vez se agudizó el nerviosismo entre los inversionistas del mercado bursátil que son tenedores de bonos del Estado emitidos en pesos y cuyos rendimientos están ajustados por la evolución del IPC.

“El sentimiento entre los inversores es el de sentirse defraudados y no confiar, ya no en un Gobierno, sino en el propio país”, dijo a la AFP Eduardo Blasco, uno de los analistas en jefe de la consultora Maxinver.

El Gobierno había asegurado que las acusaciones de supuesta intromisión en el INDEC respondían a presiones de bonistas para mejorar sus dividendos si la inflación oficial fuera más alta.

Pero este año la presidenta Cristina Kirchner omitió pronunciar palabra alguna sobre el dilema de la inflación en su discurso inaugural de las sesiones del Congreso.

“Las advertencias de economistas se deben a razones estrictamente políticas”, dijo en defensa del Gobierno el ministro del Interior, Florencio Randazzo.

La presidenta del estatal Banco Nación, la entidad financiera más grande del país, Mercedes Marcó del Pont, admitió que “lo peor es ignorar que hay tensiones objetivas”, pero dijo esperar en el futuro “inflaciones moderadas”.

Marcó del Pont dijo que “es deseable que se resuelva el cambio de metodología del INDEC, que sirva para presentar un índice de precios robusto y un indicador creíble”.

Kirchner ha prometido crear un nuevo IPC con otra metodología, inspirada en el modelo de Estados Unidos, pero el índice sólo reflejará la evolución de precios para los sectores de ingresos más bajos de la sociedad.

Antes deben ponerse de acuerdo el ministro de Economía, Martín Lousteau, con el hombre fuerte del gobierno que maneja el INDEC, el secretario de Comercio, Guillermo Moreno.

El economista Julio Gambina, miembro de la privada Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), opinó que “el tema importante es el de la inflación real, el de los precios”, dado que “cualquier persona sabe que los precios suben”.

Ernesto Rosa, jefe del Departamento de Metodología, Estadística y Matemáticas de la Universidad estatal de Tres de Febrero, dijo que desde que el Gobierno intervino el INDEC, a comienzos de 2006, “ya van 13 meses con estos índices que en general no son creíbles”.

Rosa actúa como perito de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas del Estado, que promovió el año pasado una causa judicial por manipulación y violación del secreto estadístico.

Además, distintas asociaciones de defensa del consumidor, cuyas siglas son ADELCO, PRODELCO y CEC han revelado que se están produciendo cada día fuertes alzas en los alimentos de primera necesidad.

Consultoras como Ecolatina, Macrovisión y Finsoport, entre otras, han revelado distintos cálculos de la inflación en 2007, entre el 15% y el 23,9%

You must be logged in to post a comment Login