Renuncia gobernador de NY por escándalo de prostitución

Por Oscar
Santamaría

Nueva York.- El
gobernador del estado de Nueva York, el demócrata Eliot Spitzer, anunció el
miércoles su dimisión tras destaparse el lunes que fue cliente de una red de
prostitutas de lujo, un episodio por el que pidió perdón a su familia y
ciudadanos.

El
vicegobernador David A. Paterson tomará el relevo, convirtiéndose en el primer
político invidente y afroamericano en ponerse al frente del estado de Nueva
York, y el traspaso de poderes será efectivo a partir del próximo lunes.

En rueda de
prensa en sus oficinas de Manhattan, al igual que hizo el lunes pasado
acompañado de su mujer Silda, Spitzer lamentó “profundamente” todo lo
ocurrido. “El arrepentimiento que siento siempre me acompañará”,
señaló.

“De
aquellos a los que se da mucho, se espera también mucho. Y a mí me han dado
mucho: el amor de mi familia, la fe, la confianza de la gente de Nueva York y
la oportunidad de dirigir este estado. Siento profundamente no haber estado a
la altura de lo que se esperaba de mí”, dijo.

Destacó que
“hay mucho todavía por hacer (como gobernador) y no puedo permitir que mis
fallos personales interrumpan el trabajo de los demás” a su alrededor.

“En toda
mi carrera pública he insistido, y creo correctamente, que la gente sin
importar su posición o poder debe ser responsable de su conducta. No puedo
exigirme menos a mí”, indicó en la declaración de apenas un minuto que
leyó ante las cámaras de televisión.

El gobernador demócrata
se vio el lunes envuelto en una red de prostitución de lujo, bajo el nombre de
“Emperor´s Club VIP”, de la que según documentos judiciales ha sido
cliente en varias ocasiones y la cual está siendo investigada por autoridades
federales.

La noticia cayó
como un jarro de agua fría y se extendió como la pólvora, haciéndose el
escándalo aún mayor por tratarse de Spitzer, apodado “Sheriff de Wall
Street” o “el abogado del pueblo”, que hizo de la ética y la
lucha contra la corrupción su bandera.

Como fiscal
general del estado de Nueva York, donde estuvo ocho años antes de asumir como
gobernador en 2007, persiguió implacable a grandes corporaciones siempre a
favor de los ciudadanos. Entre sus casos más sonados destaca la desarticulación
de redes de prostitución.

El episodio que
desató el escándalo fue el encuentro que Spitzer tuvo con una prostituta en un
hotel de Washington el pasado 13 de febrero, víspera del Día de San Valentín.

Si bien rara
vez se persigue en este país a los clientes que piden los servicios de una
prostituta, el gobernador sí habría violado una ley que data de 1910 y que
considera tráfico de personas que alguien se traslade de un estado a otro para
ejercer la prostitución.

En este caso,
la prostituta viajó de Nueva York a Washington a petición expresa de Spitzer,
quien según se estima pagó por sus servicios cuatro mil 300 dólares.

En total se
podría haber gastado hasta 80 mil dólares en prostitutas de Emperor´s Club VIP
en el pasado reciente.

Asimismo se ha
filtrado que el gobernador exigía en estas citas no utilizar preservativo.

En un primer
momento, tras salir todo a la luz, Spitzer compareció ante la prensa y calificó
el caso como un “asunto personal” sin dar pistas sobre su posible
renuncia.

Aunque 48 horas
analizando sus opciones, decidió dejar su cargo. Y ello por varias razones,
según los analistas.

Entre otras,
por el bajo nivel de popularidad que arrastra desde hace algunos meses, con las
encuestas dándole 30 por ciento de apoyo ciudadano lejos de 69 por ciento que
tenía cuando asumió su cargo en noviembre de 2006.

También por los
pocos amigos y aliados que tenía, incluso dentro del Partido Demócrata.

Finalmente por
la presión ejercida por los medios y la oposición republicana en el gobierno
estatal que amenazó con iniciar un proceso de “impeachment”
(destitución) si no renunciaba voluntariamente en 48 horas.

Lo que todavía
no queda claro es si las autoridades presentarán cargos en su contr

You must be logged in to post a comment Login