Centroamérica rechaza presión de UE para sumarse a Corte Penal Internacional

SAN JOSE (AFP) – Los presidentes centroamericanos, reunidos este miércoles en San José, rechazaron la exigencia de la Unión Europea (UE) de que sus países se adhieran a la Corte Penal Internacional (CPI) como requisito para negociar un acuerdo de asociación entre ambas regiones.

Los mandatarios de Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Honduras y Costa Rica declararon satisfacción por el avance en el proceso de negociación del acuerdo, pero demandaron que se reconozca “la potestad soberana de los Estados de adherirse o no al Estatuto de Roma”, que crea la CPI.

Tanto el presidente Elías Antonio Saca de El Salvador, como el nicaragüense Daniel Ortega, expresaron en conferencia de prensa que existen realidades históricas y jurídicas por las que sus países no pueden suscribir el tratado.

“El Salvador no lo va a ratificar”, aseguró enfáticamente Saca, y agregó que “tenemos problemas constitucionales” para ello.

Ortega, por su parte, explicó que la negativa de El Salvador, Nicaragua y Guatemala a adherirse a la CPI tiene que ver con las prolongadas guerras que vivieron esos países y que dejaron heridas que aún no han cerrado, así como con aspectos “de orden político, institucional y de seguridad”.

“Queremos un comercio justo (con la UE) que tome en cuenta las asimetrías”, pero “esperamos que la próxima ronda de negociaciones (en San Salvador en abril) no arrastre condicionantes” de parte de los europeos.

La UE y los cinco países centroamericanos iniciaron en octubre de 2007 las negociaciones para un acuerdo de asociación que incluye tres pilares: el diálogo político, la cooperación y el libre comercio.

Hasta ahora se han realizado dos rondas de negociaciones, una en San José y otra en Bruselas.

Al término del encuentro en San José, los mandatarios del istmo emitieron un comunicado en el que reafirman que los temas prioritarios para la región, en las negociaciones con la UE, son el financiamiento para el desarrollo, la migración, el medio ambiente, la seguridad ciudadana y la creación de un fondo común de crédito que coadyuve a la reducción de la pobreza.

Sobre el tema de migración plantearon que debe incluirse en el Acuerdo de Asociación “con un enfoque integral y multidisciplinario, tomando en cuenta el respeto a los derechos humanos y laborales de los migrantes y sus familiares, así como el principio de la responsabilidad compartida entre los países de origen, tránsito y destino”.

Además, los gobernantes instaron a la Unión Europea a incrementar los fondos de cooperación con Centroamérica, “a fin de cumplir, antes del 2015, las metas de desarrollo convenidas internacionalmente, incluidos los objetivos de desarrollo del Milenio”.

En particular, propusieron la creación de un Fondo Común de Crédito Económico Financiero con recursos aportados por la UE, el cual podría ser administrado por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

Los presidentes no se pronunciaron en específico sobre las pláticas en materia comercial, pero destacaron su interés en que las negociaciones puedan culminar en el primer semestre de 2009.

Según el presidente de Costa Rica, Oscar Arias, existen grandes posibilidades de que Centroamérica sea el primer bloque de países centroamericanos en culminar las negociaciones de un acuerdo de asociación, por lo cual “nos hemos atrevido a fijar esa fecha”.

You must be logged in to post a comment Login