Juicio contra detective de Hollywood salpica al director de un gran estudio

LOS ANGELES (AFP) – El humorista estadounidense Garry Shandling dijo el jueves que el temido detective privado de Hollywood, Anthony Pellicano, estuvo implicado en una “campaña de difamación” en su contra durante un juicio con su ex agente, Brad Grey, actual director ejecutivo del estudio Paramount.

En 1998, Shandling demandó por 100 millones de dólares a Grey, luego de haber sido por largo tiempo su agente artístico, acusándolo de haberle mentido respecto a las ganancias de un exitoso programa de televisión, “The Larry Sanders Show”, negociaciones que logran y cierran los representantes de los actores con los estudios a cambio de un generoso porcentaje en la negociación.

De acuerdo a documentos confiscados en un allanamiento que hizo el FBI en 2002 en las oficinas de Pellicano – hoy de 63 años-, el abogado de Brad Grey, otra personalidad archiconocida en el mundo de las estrellas, Bert Fields, contrató a Pellicano para que investigara a Shandling.

Los fiscales acusadores presentaron el jueves en la corte de Los Angeles evidencias confiscadas a un co acusado con Pellicano, un ex sargento de la policía de Los Angeles, que poseía documentos sobre Shandling, su asistente personal, sus cuentas e incluso información sobre el amigo de Shandling, Kevin Nealon.

“Esto me molesta tanto como la primera vez que me lo mostraron. Es un sentimiento espeluznante”, dijo Shandling como testigo que a principios de 2000 selló el pleito legal con un acuerdo de 10 millones de dólares.

Pellicano, quien está asumiendo su propia defensa, está acusado de dirigir una agencia de detectives que espió ilegalmente a al menos 12 personas, cuando fue el detective preferido de la élite social de Hollywood, entre ellos de personalidades como Michael Jackson, Demi Moore y Elizabeth Taylor.

Entre sus clientes y las víctimas figuran famosos de la industria del entretenimiento estadounidense, muchos de los cuales deberán desfilar como testigos en este juicio que empezó la semana pasada y que amenaza con poner al descubierto una maraña de espionaje para obtener un gran papel, no salir perdiendo en divorcio o lograr mejores dividendos de un contrato con un estudio.

El martes, el testimonio de una ex empleada de Pellicano, Tarita Virtue, también salpicó a Brad Grey, quien supuestamente contrató al detective para espiar a Bo Zenga, un guionista que lo estaba demandando por el crédito de él en la cinta “Scary Movie”.

En ese caso, Grey habría logrado enterarse de la estrategia judicial del guionista en el pleito legal que terminó a favor de quien es hoy el director ejecutivo de Paramount.

You must be logged in to post a comment Login