Monopolios atentan contra libertad de prensa en México

Promotores de
la libertad de prensa en México denunciaron el miércoles que la salida de la
periodista Carmen Aristegui de la cadena XEW mostró como los monopolios atentan
contra la pluralidad informativa, por lo que urge legislar en la materia.

Expertos en
libertad de prensa en México expusieron ante la Comisión Interamericana de
Derechos Humanos (CIDH) que la desmedida concentración de los medios
electrónicos de comunicación afecta el derecho a la información y propicia
prácticas que rayan en la censura.

Aristegui salió
de la cadena radial semanas después de que la empresa se rehusó a renovar su
contrato, pese a que su programa era el de más alto nivel de escucha en el país
en la barra de noticieros radiales de la mañana.

Aleida Calleja,
de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, dijo
que en el caso de Aristegui “puede existir la posibilidad de una censura
indirecta, al sacar del aire un espacio que era vital para el derecho a saber
de la población”.

De acuerdo con
Calleja, el espacio dirigido durante cinco años por Aristegui se convirtió en
un auténtico foro de comunicación plural, donde tuvieron cabida diversas
corrientes de opinión plural y en el que se discutieron temas de interés
nacional.

Los monopolios,
sostuvo Calleja en el marco del 138 periodo ordinario de la CIDH, “atentan
contra la libertad de expresión al no permitir la pluralidad informativa, y con
eso violentan el derecho a la información de la comunidad mexicana”.

Calleja ofreció
datos que, dijo, evidencian los alcances del tal concentración y refirió que 95
por ciento de la televisión mexicana está controlada por dos familias y 13
familias más concentran 93 por ciento de las frecuencias de radio.

Agustín Pineda,
de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información, afirmó que más allá de
los casos individuales, el hecho de que México continúa presentando tal
concentración de medios, hace necesario “que tengamos una nueva ley en la
materia”.

Ambos
insistieron que la persistencia de los monopolios hace necesario que recientes
reformas que los abordan se aboquen a lograr que garanticen el derecho a la
información, por lo que están a favor de una nueva ley en materia de radio y
televisión.

Carlos Sotelo
García, presidente de la Comisión de Radio y Televisión del Senado mexicano,
dijo que pese a los avances, la concentración actual en los medios electrónicos
de su país socava el control que debe ejercer la sociedad a través del Poder
Legislativo.

“Se han
convertido en un poder”, apuntó el legislador al hacer alusión a quienes
detentan el control de la mayoría de los espacios de radio y televisión.

Dijo que de
manera adicional a los retos de seguridad para realizar su trabajo, los
comunicadores padecen también la corta acción del Estado en la persecución de
los crímenes de que son objeto.

También se
refirió a las limitaciones que enfrenta la Fiscalía Especial Para Delitos
Contra Periodistas, creada por el Estado para atender los casos de violencia
contra comunicadores.

“La han
achicado”, comentó al aludir la reducción de sus labores como resultado de
recortes presupuestales.

La
representación del gobierno de México en voz de Armando Vivanco, de la Oficina
de Derechos Humanos de la cancillería, citó avances en el fortalecimiento de la
labor de los comunicadores como la reciente despenalización de los delitos de
calumnias, difamación e injurias.

Tal acción como
parte de las recientes reformas a la ley de comunicaciones, “han
consolidad la libertad de expresión, cerrando espacio a las censura”,
añadió.

“Quienes
hoy censuran con violencia la labor de los periodistas y comunicadores, son
organizaciones criminales. Hoy la mayor amenaza a los derechos humanos proviene
del crimen organizado, que en Mexico ha cegado la vida de ciudadanos, de
periodistas y jueces”, dijo.

Vivanco reiteró
la invitación del gobierno mexicano para que el Relator Especial Para la
Libertad de Expresió

You must be logged in to post a comment Login