Paquete brasileño contra “derretimiento del dólar”, con impacto limitado

BRASILIA (AFP) – Brasil tomó medidas para frenar el “derretimiento del dólar” y ayudar a la exportación, pero éstas tendrán impacto limitado, estimaron los exportadores que sufren las consecuencias de una moneda que no cesa de desvalorizarse.

“Las medidas son bienvenidas, pero insuficientes para que se traduzcan en un impacto significativo en la tasa de cambio y en las exportaciones de manufacturados”, dijo a la AFP el director de la Asociación de Comercio Exterior de Brasil (AEB), José Augusto de Castro.

“La Confederación Nacional de la Industria (CNI) apoya las medidas del gobierno, pero el efecto al final será limitado”, declaró el presidente de la CNI, Armando Monteiro Neto.

Aunque el fenómeno de la pérdida de valor del dólar es mundial, en Brasil, que ha recibido flujos históricos de inversión extranjera en los últimos años, ha sido especialmente significativo. En lo que va de año, el real acumula alza de 6,15% frente al dólar. En 2007 fue de 20,26%, y en todo el gobierno del presidente Luiz Inacio Lula da Silva, iniciado en 2003, se apreció 111,05%.

Los exportadores alertan de las dificultades derivadas de la alta valorización del real frente al dólar. Esta afecta no sólo a la rentabilidad de los negocios en el exterior y a una disparada de las importaciones, sino también a las cuentas externas, que por primera vez desde 2002 serán deficitarias en Brasil, lo que llevó al gobirno a adoptar medidas.

El ministro de Hacienda, Guido Mantega, anunció la noche del miércoles tres medidas para estimular las exportaciones y combatir el “derretimiento del dólar”, las cuales buscan frenar la entrada de divisas que no son inversión.

Las medidas prevén la eliminación del Impuesto a las Operaciones Financieras aplicado a los exportadores, la supresión de la obligación a los exportadores de repatriar el dinero de sus ventas, y la creación de un impuesto de 1,5% para las aplicaciones de extranjeros en los mercados de renta fija y títulos del gobierno. Esas aplicaciones son consideradas un flujo de corto plazo que se ha multiplicado en los últimos meses atraído por las altas tasas de interés que Brasil ofrece.

El ministro reconoció que las medidas tendrán impacto limitado y dijo que habrá otras.

Exportadores e industriales coinciden: “lo que está agravando la apreciación del cambio es esa enorme diferencia que existe entre la tasa de interés interna y externa” que atrae masivos flujos de dinero, según el dirigente industrial. Con ello, según de Castro, aunque el gobierno grave las inversiones de extranjeros o permita que los exportadores mantengan el dinero obtenido fuera del país, éste seguirá entrando porque todos quieren beneficiarse de los altos intereses.

La tasa de interés de referencia en Brasil está en 11,25% al año.

El efecto de la fuerte valorización del real se tradujo en un explosivo crecimiento de las importaciones y una sensible reducción del saldo comercial, que presentó un insólito déficit en las tres últimas semanas.

“Nuestra previsión es que el saldo comercial este año será de 30.000 millones de dólares (fueron 40.039 millones de dólares en 2007). Pero si hicieramos una proyección de futurismo sobre los resultados recientes, con crecimiento de las importaciones de 50% y de las exportaciones de 20%, nos llevaría a un saldo de solo 10.000 millones”, dijo de Castro.

Potencia agrícola mundial, Brasil consiguió mantener un crecimiento de las exportaciones sustentado por la venta de commodities, con precios en expansión en el mercado internacional.

“Los exportadores medios y pequeños de manufacturados están dejando de exportar, porque no hay rentabilidad”, según la AEB.

You must be logged in to post a comment Login