Piden a México medidas para frenar violencia contra migrantes

Representantes
de agrupaciones no gubernamentales pidieron en Washington la intervención de la Comisión
Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que México aplique medidas para
hacer respetar las garantías de migrantes indocumentados.

En el marco del
131 Periodo Ordinario de Sesiones de la CIDH, organizaciones civiles y
católicas señalaron que estas personas son víctimas frecuentes de abusos o
violaciones de sus derechos humanos por parte de delincuentes o incluso
autoridades.

“La
frontera sur (de México) es la frontera olvidada”, dijo el sacerdote
Heyman Vásquez, de la Casa del Migrante en Arriaga, Chiapas (sur de México),
quien afirmó que las violaciones contra los inmigrantes que ingresan por esa
zona son constantes y graves.

Indicó que
muchos de estos crímenes son cometidos a manos de delincuentes.

Javier Mujica,
representante de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH),
manifestó que aunque resulta difícil medir los alcances del problema por la
falta de información precisa, lo que se conoce habla de una situación grave.

“Hay datos
que muestran que muchas de estas personas mueren antes de llegar a la frontera
norte de México, en algunos casos asesinados por ´polleros´ (traficantes de
personas). Los gobiernos carecen de información completa sobre esta
situación”, expuso.

Refirió que en
2006 el gobierno de Honduras reportó el fallecimiento de 168 de sus ciudadanos
en tránsito por México durante ese año, mientras que en el primer trimestre de
2007 Guatemala informó sobre la repatriación de los cadáveres de 10 de sus
connacionales.

Otros problemas
que enfrentan los migrantes son las condiciones de los centros donde son
retenidos y lo que calificaron como un doble estándar en el trato que reciben
frente a los indocumentados de Cuba, por la aplicación de criterios
discrecionales.

Las ONG
denunciaron además que los defensores de los indocumentados también enfrentan
problemas, ya que en algunos casos han sido víctimas de agresiones o han
recibido amenazas por su trabajo.

La coordinadora
jurídica del Instituto Nacional de Migración (INM), Odilisa Gutiérrez Mendoza,
dio cuenta de las acciones que el gobierno de México ha llevado a cabo para
mejorar la situación de los migrantes, incluyendo reformas a la Ley General de
Población.

La funcionaria
reconoció que no se tienen los recursos necesarios para garantizar que los
indocumentados que son víctimas de maltrato tengan acceso a la justicia.

El comisionado
para México de la CIDH, Florentín Meléndez, apuntó por su parte que las
condiciones en los centros de detención de indocumentados en el estado de
Chipas distan mucho de la visión ofrecida.

Explicó que uno
de los problemas es la inapropiada infraestructura, desde falta de camas, hasta
la presencia de mujeres con menores en áreas de la población general, donde
tampoco se hace distingo de criminales y personas detenidas sólo por violar las
leyes migratorias.

En una segunda
audiencia, las ONG expusieron la situación de los derechos humanos de las
mujeres indígenas en Chiapas, al señalar que continúan padeciendo por la falta
de mecanismos judiciales efectivos y la vigencia de usos y costumbres en sus
comunidades.

Denunciaron que
algunos de los problemas que enfrenta ese sector son los abusos domésticos, la
discriminación en centros laborales, la marginación y los impedimentos que
enfrentan en sus comunidades para tener acceso a la propiedad de la tierra.

– NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login