Protesta en Panamá contra hidroeléctricas, hoteles y refinerías en islas

SAN JOSÉ (AFP) – Una coalición de 33 grupos ambientalistas, comunidades campesinas y de indígenas se instaló frente a la Presidencia de Panamá en protesta por la construcción de hidroeléctricas, refinerías de petróleo, la explotación minera y el desarrollo hotelero en islas del Caribe y del Pacífico.

“Nos oponemos a todos los proyectos que significan la destrucción de la naturaleza, de los ríos, playas e islas porque ponen en peligro la vida”, dijo a la AFP la presidenta de la Asociación por la Defensa de las Cuencas Hidrográficas, Carmen Tedman.

Tedman dijo que los ambientalistas pidieron el año pasado “una moratoria” a todos los proyectos hidroeléctricos, refinerías y minas de cielo abierto aprobados por la Autoridad de los Servicios Públicos (ASEP), el Ministerio de Comercio (MICI) y la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), entidad estatal encargada de los estudios de impacto ambiental.

Ambientalistas, así como dirigentes indígenas y campesinos, instalaron carpas al aire libre frente a la Presidencia, en el caso viejo de la ciudad, para protestar.

Panamá vive un impresionante boom económico, con un crecimiento del 11,2% anual e inversiones inmobiliarias por 30.000 millones de dólares.

Además el gobierno está impulsando la construcción de hidroeléctricas para reducir los precios de la electricidad. El director de la ASEP, Víctor Urrutia, informó que la entidad tramita 80 concesiones para producción de energía eléctrica, pero advirtió: “no estamos involucrados con el tema del medio ambiente, ya que nuestra responsabilidad es otorgar la concesión”.

Los ecologistas denunciaron el impulso de proyectos de minas de oro y cobre en las provincias de Bocas del Toro y Chiriquí, fronterizas con Costa Rica, y Veraguas en el centro, donde habitan unos 90.000 indígenas Gnobe Buglé.

La Dirección de Recursos Minerales del MICI reveló que tramita 176 solicitudes para minas de cielo abierto con yacimientos de oro, cobre y plata y que 21 empresas realizan exploraciones autorizadas y 10 extraen material metálico en las provincias de Chiriquí y Veraguas en la zona montañosa del oeste de Panamá.

El año pasado el Consejo Municipal de Soná en Veraguas, 400 km al oeste de la capital, declaró la zona como “territorio libre de exploración minera”, alegando que era una zona ganadera, turística y de protección de varias islas que integran el Parque Nacional Coiba.

El Coordinador del Comité Pro Cierre de las Minas de Cielo Abierto, Julio Yao, confirmó a la AFP que adelantan procesos legales contra la mina de Cerro Petaquilla, uno de los mayores yacimientos de oro y cobre de Panamá, cuya concesión fue otorgada a una empresa de capital panameño y canadiense.

Petaquilla está enclavada en el distrito de Donoso, en la provincia de Colón, 90 km al noroeste de la capital, en un área llena de ríos y bosques tropicales que según la Asociación Nacional de la Naturaleza (ANCON) serán afectados por la deforestación y el uso de químicos como el cianuro para procesar el oro.

You must be logged in to post a comment Login