Pacquiao y Márquez se declaran listos para la revancha

LAS VEGAS, EEUU (AFP) – El mexicano Juan Manuel Márquez y el filipino Manny Pacquiao se declararon listos para su pelea del sábado en Las Vegas, donde el primero expondrá su corona superpluma del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y el segundo sale de favorito en las apuestas.

Márquez (48-3-1, 35 nocáuts) expondrá por tercera vez la faja superpluma (130 libras) que le ganó el 17 de marzo pasado a su compatriota Marco Antonio Barrera, e irá a la revancha ante un Pacquiao (45-3-2, 34 KO’s) considerado entre los mejores boxeadores libra por libra del momento.

Cuando pelearon la primera vez, el 8 de mayo de 2004 en Las Vegas, Márquez era campeón pluma (126 libras) de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y la Federación Internacional (FIB).

En ese pleito el mexicano se levantó de tres caídas en el primer asalto para sacar un reñido empate en 12 rondas, que le permitió conservar sus coronas.

“En la primera pelea Márquez se levantó de la lona tres veces y me sorprendió. Esta vez no quiero dejar dudas de mi victoria”, aseguró Pacquiao.

Para Márquez, ese primer pleito fue una experiencia aleccionadora.

“Me sorprendió en el primer round y caí tres veces, pero me levanté y le gané todo el resto de la pelea. Para mí, y todo mi equipo, esa primera pelea debió haber sido victoria”, afirmó Márquez.

El ‘Pacman’ filipino tiene fama de ser el verdugo de los púgiles mexicanos.

Desde que perdió una decisión unánime contra Erick Morales, en marzo de 2005, el filipino ha ensartado seis triunfos en línea ante peleadores aztecas, cuatro de ellos por nocáut, incluyendo dos a Morales.

Pacquiao, de 29 años y con una letal mano zurda, quiere despejar las dudas de su primer pleito contra Márquez, y de paso abrirse camino a mejores bolsas en la división superior, la categoría ligera.

“Espero que Márquez esté al 100%. Está hambriento porque es el único mexicano que tiene una oportunidad de victoria contra mí”, indicó Pacquiao.

“Quiere hacerse un nombre a costa mía, y no se lo permitiré”, añadió.

Márquez, de su lado, tiene una larga historia contra púgiles asiáticos y conoce muy bien sus estilos agresivos y de constantes intercambios de golpes.

Después del empate con Pacquiao, Márquez fue despojado en el 2005 de sus títulos peso pluma de la AMB y FIB por negarse a defenderlos ante rivales mandatorios.

En el 2006 intentó reconquistar la corona AMB y perdió controvertida decisión ante el indonesio Chris John.

A fines de ese año Márquez capturó la faja interina pluma de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), al noquear en siete vueltas al tailandés Terdsak Jandaeng. Defendió el cinturón con otro fuera de servicio al filipino Jimrex Jaca.

En marzo de 2007 se midió a Barrera y se llevó el cetro superpluma CMB, pero en su primera defensa, ante Pacquiao, dejó muchas dudas.

“Necesito esa revancha porque en el 2004 gané la pelea y ellos me dieron un empate. Sólo deseo probarme a mí mismo, y a la gente, que soy mejor boxeador”, acotó Márquez.

En peleas de respaldo, habrá dos disputas de títulos mundiales, con el mexicano-estadounidense David Díaz (33-1-1, 17 KOs) defendiendo su faja ligera del CMB ante el mexicano Ramón Montano (14-3-2) y el estadounidense de origen mexicano Steven Luevano (34-1, 15 KO’s) exponiendo su corona pluma de la OMB contra el tailandés Terdsak Jandaeg (29-2, 19 KO’s).

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login