Quito aun no restablecerá nexos con Bogotá y niega vínculos con las FARC

QUITO (AFP) – Ecuador anunció el jueves que se tomará su tiempo para reactivar las relaciones con Colombia y advirtió que sus soldados rechazarán cualquier incursión colombiana como la del 1 de marzo, que desató una crisis diplomática y por la que Quito plantea a la OEA que apruebe una condena.

Además denunció que Bogotá realiza una campaña mediática para relacionarlo con la guerrilla de las FARC e involucrarlo en el conflicto colombiano.

El restablecimiento “en ningún caso será la próxima semana”, expresó la ministra de Relaciones Exteriores, María Isabel Salvador, descartando la posibilidad de que los nexos pudieran ser reanudados en la reunión de cancilleres de la OEA del 17 de marzo en Washington, para analizar la violación de la soberanía ecuatoriana.

Sin embargo, el presidente Rafael Correa anunció el martes en Chile que reanudará los vínculos con Colombia durante marzo.

Salvador dijo que “vamos a insistir en la condena (de la OEA) al hecho violatorio de la soberanía nacional” y añadió que Quito aspira a que ese organismo integre una comisión para que supervise el cumplimiento del compromiso colombiano de no volver a incursionar.

“Ecuador sufrió una violación a su soberanía, eso es una grave ofensa de un Estado hacia otro Estado”, agregó la ministra, quien consideró que aún son insuficientes las “excusas públicas” del mandatario colombiano, Alvaro Uribe, en la reciente cumbre del Grupo de Rio.

En la cita presidencial, efectuada en República Dominicana una semana después de la incursión, Ecuador dio por superada la controversia luego de que Uribe pidió disculpas comprometiéndose además a no incursionar nunca más en otro territorio.

Empero Quito mantiene rotos los nexos diplomáticos con Bogotá en protesta por el ataque militar colombiano contra una base de las FARC en Ecuador, que dejó una veintena de muertos, entre ellos dos mexicanos y el segundo hombre de esa guerrilla, Raúl Reyes, y tres personas heridas, incluida otra mexicana.

La cancillería también expresó que unos 11.000 soldados desplegados en la frontera con Colombia tienen la orden de “repeler cualquier incursión” y llamó a Bogotá a “controlar que grupos irregulares colombianos no ingresen en territorio ecuatoriano”.

Puntualizó que Colombia “tiene la obligación bajo el Derecho Internacional de impedir que los efectos de su conflicto interno rebasen las fronteras y afecten a las sociedades y territorios de los países vecinos”.

El ministerio insistió en que Ecuador no tomará parte en el conflicto colombiano y solicitó a Bogotá información que fuera encontrada en los computadores encontrados en el campamento bombardeado de las FARC.

Entretanto, el secretario de la Administración, Vinicio Alvarado, denunció que “una infame arremetida mediática ha comenzado buscando sin soportes serios relacionarnos de manera malsana con las FARC”.

El ministro de Defensa, Wellington Sandoval, manifestó a su vez que “se ha iniciado una campaña mediática en Colombia buscando desprestigiar a las Fuerzas Armadas ecuatorianas”.

Bogotá vinculó a Quito y Caracas con ese grupo marxista apoyado en una supuesta evidencia que halló en el computador de Reyes.

“Este es un movimiento que está dirigido a involucrarnos en una guerra que no es nuestra (…) no queremos que Latinoamérica se vuelva el Medio Oriente”, agregó Sandoval.

You must be logged in to post a comment Login