Rice recorre centro histórico de la cultura negra de Bahía

SALVADOR, Brasil (AFP) – La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, dejó por un momento a un lado la política el viernes para visitar el ‘Pelourinho’, la ciudad vieja de Salvador (noreste), histórico centro de la cultura negra de Brasil, constató un periodista de la AFP.

Rice fue recibida en la iglesia Nuestra Señora del Rosario de los Negros al ritmo de ‘Irá chegar’, un canto de bienvenida que evoca la libertad de esa raza en una tierra soñada.

Mientras sonaban los tambores frente al pequeño templo fundado en 1685, Joao Soares, un feligrés, explicó a Rice que los negros esclavos se acercaban a la parroquia que habían creado para poder rezar y hacer que “el sufrimiento no fuera tan grande”.

“Aquí convivían hombres libres y esclavos”, explicó Soares ante la atenta mirada de la secretaria de Estado norteamericana. En esta iglesia, “construimos nuestra casa y construimos nuestra identidad”, añadió.

Rice admitió sentirse conmovida con la visita. “Esto me recuerda cómo la fe puede ayudar a la gente a superarlo todo”, dijo a periodistas al término de la ceremonia de un culto que se autodefine como “afrocatólico”.

“Nunca había escuchado una voz tan bella”, comentó Rice en referencia a Soares, quien era la voz principal del coro que cantó para ella.

Marcando con palmas el ritmo de la canción ‘Quico’, Rice despidió en la pequeña parroquia del Pelourinho su primera actividad de la jornada en Salvador, la capital del estado de Bahia.

La funcionaria estaba acompañada por los ministros brasileños de Cultura, el cantautor Gilberto Gil, y de Turismo, Marta Suplicy.

Más tarde, Rice fue recibida en la instalaciones de la compañía de energía de Bahia (Coelba), donde en la puerta de entrada la bienvenida estuvo a cargo de las bahianas Lucrecia y Tupía, que lucían los tradicionales y ornados trajes de la región.

En una plaza al frente de las instalaciones de Coelba, en la que también se ubica el Museo Afrobrasileño, retumbaban los tambores del famoso grupo de percusionistas bahianos Olodum.

Para la secretaria de Estado, la visita al local le permitió encontrar semajanzas con su propio país. “Es un honor y un privilegio estar aquí. Cuando veo las múltiples caras de Brasil, tantos colores, reconozco a Estados Unidos”, comentó.

“En cada conversación veo gente que está mejorando sus vidas”, añadió.

En la ciudad de las 365 iglesias, una de las capitales más pobres de Brasil, Rice recorrió muestras de emprendimientos educativos y económicos financiados por la agencia estadounidense USAID en la zona de Bahia, especialmente en las áreas de producción de alimentos y energía.

El recorrido tuvo un momento especial cuando Rice asistía a una presentación de capoeira, la danza tradicional de la región de Bahia y heredada de esclavos, y un hombre se acercó y le dijo que la quería, usando una mezcla de inglés y portugués.

“I love you, você é muito bonita” (Yo la amo, usted es muy linda), fue la declaración de Carlos José Ramos, un vendedor ambulante de 47 años, a lo que Rice apenas respondió con una sonrisa y un “gracias”.

“Me gusta mucho Estados Unidos”, dijo Ramos a la AFP al explicar su actitud.

Rice, que el jueves se reunió con el presidente Luis Inacio Lula da Silva, dejó Bahia en la mañana del viernes para dirigirse a Santiago de Chile, en donde será recibida por la presidenta Michelle Bachelet.

You must be logged in to post a comment Login