Activista salvadoreña condena los feminicidios en su país

Con un sentido de satisfacción pero al mismo tiempo con un sentimiento de frustración terminó la abogada Camila Rosa después de una audiencia esta semana ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Rosa, quien es la coordinadora del programa Por Una Vida Libre de la Asociación de Mujeres por la Dignidady la Vida, conocida como Las Dignas, asistió el miércoles a la audiencia con dos representantes de una red feminista contra la violencia en El Salvador, para denunciar la escalada de asesinatos de mujeres en su país.

“A mi en lo personal la audiencia me pareció muy interesante porque los comisionados y la comisionada se mostraron muy interesados en nuestro caso, ya que ellos obviamente han tenido audiencias como los feminicidios de ciudad Juárez, y no están ajenos a la problemática”, enfatizó Rosa, durante una entrevista en la Casa Rutilio Grandede Takoma Park, Maryland.

Sin embargo, durante la audiencia también estuvo presente una delegación de asesores legales del gobierno salvadoreño, quienes no aceptaron absolutamente nada; mientras que las tres mujeres pudieron plantear todo lo que sienten y piensan y recalcaron que el problema del feminicidio existe en su país.

“Yo de verdad me quedé totalmente sorprendida. Al llegar a una instancia que es la máxima a nivel internacional y jurídico nunca me imaginé que el gobierno hubiera hecho algunos argumentos que distan mucho de la realidad”, apuntó Rosa.

En primer lugar, dijo, los abogados del gobierno pidieron que se desestimara la denuncia, que la CIDH no la aceptara y que la diera por terminada. Luego empezaron a señalar que se hicieran soluciones amistosas y recomendaron a las tres mujeres ir a conversar con las instancias públicas en su país.

Pero Rosa rechazó esos señalamientos y recordó que desde hace unos cinco años cada 25 de noviembre—que es la conmemoración de la violencia en contra de las mujeres— han ido a la fiscalía general de la república con cartas firmadas y movilizaciones para que les den una respuesta ante esa forma de violencia, pero nunca la han obtenido.

Criticó que los abogados del gobierno dieron unos argumentos como que a diario mueren 10 personas en El Salvador, pero que nueve son hombres y solo una es mujer.

“Desde ahí se está desvalidando totalmente una problemática, porque no es una cuestión numérica. Por supuesto que mueren más hombres pero son problemas totalmente diferentes porque los hombres se matan entre ellos”, apuntó Rosa.

Rosa tiene la impresión de que falta mucho por hacer en su país en materia de derechos humanos, porque no hay una cultura sobre esos derechos y muy pocos saben lo que éstos significan.

Los abogados del gobierno aparte de que no aceptaron la denuncia, dijo Rosa, en ningún momento se refieren al incumplimiento de las convenciones que son leyes de ese país y que son ratificadas.

Desde 1999 hasta el año 2006 en El Salvador fueron asesinadas, mutiladas y violadas un total de 1,400 mujeres. Y hasta septiembre de 2007, que fue el último dato que controlaron Las Dignas, los feminicidios sumaron 257.

Rosa y las otras mujeres son parte de una red centroamericana que lucha en contra de los asesinatos de mujeres. Contaron con la asesoría del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional de Washington, D.C., que es la oficina donde les tramitaron la audiencia.

Explicó Rosa que no es solo el asesinato, lo que le preocupa, sino que toda la violencia previa que enfrenta una mujer antes de ser asesinada, que por lo general es violada y mutilada; por lo que considera que la audiencia fue una denuncia internaci

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login