Entre acusaciones de fraude empieza jornada electoral de izquierda mexicana

MEXICO (AFP) – En medio de acusaciones entre candidatos por robo de boletas y desvío de recursos públicos, se inició la jornada electoral para renovar la presidencia del Partido de la Revolución Democrática (PRD), organización de izquierda mexicana que estuvo a punto de acceder al poder en 2006.

Candidatos locales en la capital mexicana advirtieron la mañana del domingo que funcionarios de la ciudad repartieron despensas entre la población desfavorecida para captar su voto.

“Las actuales autoridades delegacionales se han encargado de desvirtuar esta elección y la han convertido en una al viejo estilo del PRI (partido que gobernó México 71 años), llena de irregularidades e inequidad, plagada de trampas que van contra los principios del partido”, denunciaron 19 candidatos locales, difundió el periódico El Universal en su portal de internet.

Unas cinco mil casillas abrieron a las 08h00 (14h00GMT) en todo México para elegir al nuevo presidente del PRD, así como a dirigentes estatales y municipales, informó el partido en un comunicado.

Las recriminaciones comenzaron el sábado, cuando Alejandro Encinas, candidato a la presidencia del PRD, denunció el hurto de más de mil papeletas electorales que fueron abandonadas en su oficina con un mensaje: “Señor Encinas: con ésto le quieren ganar a la mala. Muchos de estos paquetes los trae gente de Jesús Ortega. Cuídese mucho”, advertía el mensaje anónimo.

Los dos principales candidatos a la presidencia del PRD son Alejandro Encinas, ex alcalde de la capital mexicana, quien representa al ala más radical del partido, y Jesús Ortega, líder de “los chuchos” considerados como moderados.

Por otro lado en Oaxaca (sur) 20 mil boletas fueron destruidas y en Zacatecas (norte), los simpatizantes de Ortega denunciaron desvío de recursos públicos por parte de la gobernadora, Amalia García.

El PRD enfrenta actualmente una disputa entre los simpatizantes del ex candidato a la presidencia Andrés Manuel López Obrador, que apoyan a Encinas al desconocer al gobierno conservador del presidente Felipe Calderón y los seguidores de Jesús Ortega, que se inclinan por una relación institucional.

El PRD gobierna tres de los 31 estados de la República mexicana, así como en capital, principal bastión de la izquierda, y cuenta con el 24% de los lugares en el Congreso.

You must be logged in to post a comment Login