Francia rinde un homenaje solemne a su último combatiente de la Gran Guerra

PARIS (AFP) – Francia rindió el lunes un homenaje solemne a Lazare Ponticelli, el último combatiente francés de la Primera Guerra Mundial fallecido el miércoles a los 110 años, con una ceremonia en los Inválidos de París, monumento de referencia de la historia y la memoria militares del país.

El presidente de la República, Nicolas Sarkozy, y su predecesor, Jacques Chirac, encabezaron el homenaje que se inició con una ceremonia fúnebre.

Transportado por once legionarios, el féretro de Ponticelli penetró en la iglesia Saint-Louis de los Inválidos, al tiempo que en los edificios públicos del país se guardaba un minuto de silencio.

Banderas francesas ondeaban a media asta en todos los edificios de la administración pública francesa.

En la misa en homenaje al último soldado francés superviviente de la Gran Guerra y a sus 8,5 millones de camaradas, estuvieron presentes la mayor parte de los miembros del gobierno, entre ellos, el primer ministro, François Fillon, y el titular de Defensa, Hervé Morin.

La tierra natal de Ponticelli, Italia, estuvo representada por el ministro de Defensa de ese país, Arturo Parisi.

Tras la ceremonia religiosa, Sarkozy y Chirac pasaron revista al conjunto de las tropas en el patio de honor de los Inválidos.

Ponticelli se había negado en repetidas ocasiones a toda ceremonia póstuma oficial, pero acabó aceptándola, con algunas condiciones, el pasado 24 de enero.

El ex combatiente dio su acuerdo a un “funeral nacional sin algarabía, sin grandes desfiles” y aceptó una “misa en los Inválidos en honor a (sus) camaradas muertos en este horror de guerra” a los que prometió “no olvidar nunca”.

Sus restos fueron inhumados en el cementerio de Ivry-sur-Seine, al sureste de París, en el panteón familiar.

El joven italiano, naturalizado francés, sirvió entre agosto de 1914 y mayo de 1915 en una de las unidades de la Legión Extranjera.

Aún quedan en el mundo ocho ex combatientes de ese conflicto, según los cálculos realizados por Frédéric Mathieu, creador del sitio internet Dersdesders: tres británicos, dos italianos, un estadounidense, un ex soldado del ejército austro-húngaro y un turco que en aquel momento combatió en las fuerzas del imperio otomano.

Estos sobrevivientes son los últimos testigos del infierno de las trincheras, símbolo de la Primera Guerra Mundial, difícilmente imaginable en la actualidad, con sus combates esporádicos, los ataques con gas, los bombardeos, los lanzallamas y, sobre todo, el terror presente y constante de la muerte en este primer conflicto a gran escala.

Con 1,4 millones de soldados muertos, Francia es uno de los países que pagó el mayor tributo de sangre en esta guerra que tuvo un promedio de 900 víctimas por día durante los 51 meses que duraron las hostilidades y en el que participaron 19 naciones sin contar las colonias.

La inauguración por parte de Sarkozy de una placa en homenaje a los 8,5 millones de ex combatientes franceses en los Inválidos, clausurará la tarde del lunes los actos de recuerdo a Ponticelli y sus camaradas.

You must be logged in to post a comment Login