Ala intransigente con el gobierno gana comicios de izquierda mexicana

MÉXICO (AFP) – El sector más intransigente con el gobierno del conservador Felipe Calderón se impone según resultados parciales en los comicios internos de la izquierda mexicana, realizados el domingo, aunque el ala moderada denunció este martes irregularidades en la elección.

El Partido de la Revolución Democrática (PRD), segunda fuerza en el Congreso pero cuya influencia es opacada por acuerdos entre el conservador Partido Acción Nacional (PAN) y el ex hegemónico Partido Revolucionario Institucional (PRI), realizó elecciones para renovar a su dirigencia, pero se ve presa de pugnas internas.

Las encuestas y cómputos parciales dan ventaja al ex alcalde capitalino Alejandro Encinas, considerado un delfín del intransigente ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, pero su contrincante Jesús Ortega se niega a admitir la derrota alegando que existieron prácticas fraudulentas.

El PRD, que desde 1988 agrupó a casi todas las corrientes de izquierda en México, enfrenta una disputa entre los que persisten en desconocer al presidente Calderón, a quien llaman mandatario “espurio”, y los que impulsan una relación institucional con el gobierno federal.

Esta fuerza política, una de las expresiones de izquierda más poderosas de América Latina, cuenta con seis millones de afiliados, aunque se estima que el domingo votaron alrededor de un millón.

Jesús Ortega, quien pese a haber sido jefe de campaña de López Obrador representa al ala moderada del partido, proclive a la negociación con el gobierno federal, denunció irregularidades en la contienda e imprecisiones en los sondeos de opinión.

La noche del domingo, el equipo de Ortega dio a conocer resultados del conteo preliminar de votos realizado por el mismo PRD que le darían el 50,1% de los votos contra 49% del ala radical.

En contraste, las firmas contratadas por el PRD para la realización de encuestas a boca de urna, le dan a Encinas una ventaja de entre 5 y 9%, cifras que para Ortega sin embargo no “tienen certidumbre ni veracidad”.

El principal argumento del ala moderada es que en los sondeos no se tomaron en cuenta, según sus propios resultados, casillas de estados del sur del país y de la Ciudad de México y cuyos resultados les serían favorables.

Otras de las irregularidades denunciadas por el equipo de Ortega fue el presunto rellenado de urnas, pues en algunas, como sería el caso en el Distrito Federal, se encontró hasta un excedente de 200 boletas electorales y los resultados favorecían a Encinas.

Y al igual que ocurrió en 2006, cuando la izquierda pidió, infructuosamente, el conteo voto por voto de la elección presidencial en la que López Obrador perdió por 0,56% ante Calderón, el ala moderada del PRD no descarta un recuento de los comicios del domingo.

Encinas aceptó de antemano este recuento con el argumento de que sólo “ampliaría” su ventaja en estos comicios para renovar a la dirgencia de la izquierda mexicana.

Los enfrentamientos internos llegaron al grado de que los líderes del PRD en el Congreso fueron agredidos por simpatizantes de López Obrador durante un mitín el 24 de febrero.

You must be logged in to post a comment Login