Inflación, huelgas y crisis regional en cien días de gobierno de Kirchner

BUENOS AIRES (AFP) – La presidenta de Argentina Cristina Kirchner enfrentó sobresaltos en sus primeros cien días de gobierno, con una inflación sin freno, una masiva huelga de agricultores, denuncias de dinero ilícito para su campaña y un difícil equilibrio en la crisis entre Colombia y Ecuador.

Pero la mandataria del Partido Justicialista (PJ, peronista), de 55 años, cumplió sus primeros tres meses en el poder con un alto índice de popularidad, que actualmente se sitúa entre 54% y 69%, según sondeos divulgados por consultoras de opinión privadas.

La escalada de precios minoristas generó un fuerte descontento entre asociaciones de consumidores, sindicatos e inversionistas, que rechazan el índice oficial de precios minoristas, y acusan al gobierno de manipularlo para esconder la inflación real.

La estadística oficial reveló un alza de precios de 1,8% en el primer bimestre del año y de 8,5% acumulado el año pasado, pero las consultoras económicas privadas calculan que ese guarismo se eleva a por lo menos el doble.

La mandataria impulsó en estos meses acuerdos con sectores económicos formadores de precios y elevó los impuestos a las exportaciones agrícolas para frenar la inflación en el mercado doméstico, pero sin conseguir paliar los aumentos.

Además, la suba de los impuestos a las ventas externas de granos desencadenó la furia de productores agropecuarios, quienes convocaron a una huelga nacional que atravesaba este martes su sexto día consecutivo, y amenazaba provocar desabastecimiento de carne, alimento esencial en la mesa de los argentinos.

Los hombres del campo dispusieron masivas protestas con cortes de carreteras y movilizaciones en varios puntos del país, que exporta principalmente materias primas y productos agroindustriales, que en conjunto representan más del 50% del total de ventas externas.

A pocos días de asumir la Presidencia, Kirchner tuvo que hacer frente a una denuncia por supuesto financimiento ilícito de su campaña, surgida en un tribunal de Miami, en el marco de una investigación sobre la acción de espías del gobierno de Venezuela en territorio estadounidense.

Un supuesto agente venezolano reveló que el destino de una maleta con 800.000 dólares que llevó ilegalmente a Buenos Aires desde Caracas un empresario venezolano-estadounidense en agosto del año pasado, era la campaña de la actual mandataria.

El episodio generó un choque de Kirchner con el gobierno de Estados Unidos, a quien acusó de montar un operativo para desacreditar a su gobierno.

Un segundo capítulo de conflicto con Washington se frustró luego de que la mandataria sumara sus fuerzas para aplacar la crisis regional desatada por la incursión de tropas colombianas en Ecuador, en un operativo en el que murió un alto jefe de la guerrilla de las FARC.

Kirchner lanzó un mensaje pacificador en momentos en que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, enviaba tropas a la frontera con Colombia en rechazo a la violación de la soberanía territorial de Ecuador, y evitó confrontar con el mandatario de Colombia, Alvaro Uribe, aliado de Washington.

La presidenta aspira a mantener un alto perfil en el escenario internacional a diferencia de su esposo y antecesor Néstor Kirchner (2003-2007), y desde su asunción se involucró en la crisis de los rehenes de las FARC, con reiterados pedidos para que la guerrilla libere a la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt.

You must be logged in to post a comment Login