Polémica por muerte de campesino en rescate de turistas belgas en Guatemala

GUATEMALA (AFP) – La muerte de un campesino guatemalteco durante una incursión militar en el noreste de Guatemala para liberar a cuatro turistas belgas y a dos guatemaltecos secuestrados por pobladores, desató este lunes la polémica en el país.

Grupos campesinos y la Procuraduría de los Derechos Humanos calificaron de “ejecución extrajudicial” la muerte del campesino Mario Caal, mientras que colaboradores del presidente Ã?lvaro Colom insisten en que las fuerzas de seguridad participaron en los operativos de rescate sin armas de fuego.

Pobladores de Livingston, Izabal, a unos 250 km al noreste de la capital sobre el Caribe, liberaron el sábado en la noche a los turistas belgas Gabriel Van Huysse (64), Marie Paul Duboise (62), y los esposos Eric Stofferis (62) y Jenny Belaen (59), quienes habían sido secuestrados el viernes en la mañana.

Asimismo, fueron liberados dos guatemaltecos que también habían sido tomados como rehenes, el guía turístico Mauricio Dubón y el lanchero Leider Estrada.

Los campesinos exigían la liberación de su líder Ramiro Choc, detenido desde el 14 de febrero acusado de usurpación, robo y detención ilegal.

Los turistas están en la capital guatemalteca desde el domingo donde fueron sometidos a un chequeo médico, y hasta el momento se desconoce cuándo partirán a su país de origen, aunque extraoficialmente se menciona que sería este lunes.

El auxiliar de la Procuraduría de Derechos Humanos, Rolando Yoc, que acudió al lugar, lamentó que el cadáver de Caal permaneciera unas 19 horas en el lugar donde murió debido a la tardanza de las autoridades para levantar un acta de defunción.

Según los pobladores, Caal recibió el impacto de una bomba de gas lacrimógeno a una distancia de menos de tres metros, luego de que las fuerzas de seguridad lo vapulearon.

Asimismo, existe controversia respecto a la supuesta detención de tres campesinos que fueron canjeados por los turistas y los guatemaltecos, versión de los pobladores y la Procuraduría, pero negada por las autoridades.

El titular de la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia, Ronaldo Robles, afirma que en ningún momento se utilizó la fuerza y tampoco se registraron detenciones.

Robles también rechazó un posible diálogo con la organización que secuestró a las seis personas, Encuentro Campesino, por considerar la medida como ilegal, aunque dijo que el gobierno está abierto a tratar la problemática agraria con otras entidades en el futuro.

“El diálogo debe efectuarse con organizaciones campesinas que actúan dentro del margen de la ley, y no en este momento, en esta coyuntura con grupos que actuaron ilegalmente. Queremos resolver el conflicto de manera estructural, porque conocemos las demandas”, puntualizó.

El grupo que secuestró a las seis personas es el mismo que en febrero pasado mantuvo como rehenes a 29 policías por más de 33 horas para exigir la liberación de Choc.

You must be logged in to post a comment Login