Provincia peruana propone convertirse en Estado autónomo

LIMA (AFP) – Hernán Fuentes, presidente de la sureña región peruana de Puno, en la frontera con Bolivia, propuso convertir a su provincia en un Estado autónomo, una posición que fue considerada como “sediciosa” y “separatista” por el gobierno central, que ve una injerencia extranjera en esta situación.

Fuentes, severo opositor del presidente Alan García y un entusiasta seguidor del venezolano Hugo Chávez, dijo el lunes en Lima que “en otras naciones funcionan los Estados federales con mayor autonomía y descentralización. ¿Por qué no en Perú?”.

Consultado por un periodista sobre si Puno se convertiría en un Estado independiente, señaló que “creo que se está avanzando; todo esto es un proceso”.

Fuentes igualmente hizo un llamado al derecho de los pueblos a la insurrección y a la insurgencia “cuando haya un gobierno usurpador que no cumple con la Constitución ni las leyes”.

Las declaraciones del presidente regional recibieron un rechazo unánime de autoridades nacionales.

“Si Fuentes pretende hacer un Estado separado entonces la suya es una actitud sediciosa con el Perú, una actitud separatista”, comentó el primer ministro, Jorge del Castillo.

Del Castillo lamentó que Fuentes “tenga una dependencia ideológica muy grande que viene del extranjero”, una alusión clara a Venezuela.

Por su parte el presidente del Congreso, Luis Gonzales Posada, calificó la iniciativa como una provocación e indicó que “esto corresponde a una ignorancia total de lo que es el Perú”.

Fuentes ha chocado frecuentemente con el gobierno: recientemente promulgó una ordenanza legalizando la hoja de coca en su región y la semana pasada descalificó una prueba nacional del ministerio de Educación a los maestros, señalando que Puno haría la suya propia.

En los dos casos, el gobierno nacional protestó por sus acciones.

La propuesta de Fuentes se inscribe dentro de una serie de elementos que el gobierno peruano considera son una posible injerencia venezolana en asuntos internos peruanos.

Fue en Puno donde se abrió la primera de una decena de casas del ALBA (Alternativa Bolivariana para las Américas), cuya financiación comenzó a ser investigada por el Congreso peruano.

El ALBA es una asociación económica impulsada por Venezuela y que integran además Cuba, Nicaragua y Bolivia.

La prensa peruana ha señalado que las Casas del ALBA -que Venezuela niega financiar- son instrumentos de penetración ideológica de parte de Caracas, mientras que sectores de izquierda denuncian que con esa campaña se distrae a la opinión pública sobre graves problemas sociales irresueltos.

El analista Juan Paredes Castro se pregunta este martes si episodios como las casas del ALBA o los intentos independistas de Fuentes permiten decir que se acabó la ingenuidad frente a Venezuela.

“Es posible que muchas de las operaciones encubiertas del chavismo en el Perú no lleguen a penalizarse ni judicializarse, pero dejan ver tan claramente sus orígenes y estrategias que el Gobierno y el Congreso han tenido que empezar a investigarlas profundamente”, señala el analista.

El presidente peruano, Alan García, ha dicho en por lo menos tres ocasiones que el Perú está atento a señales de injerencia extranjera, sin mencionar a Venezuela, aunque en noviembre pasado invitó a Chávez a realizar inversiones en Perú por canales regulares y “no por la ventana”.

You must be logged in to post a comment Login