Amenazas y explosiones causan zozobra en Santiago de Chile

SANTIAGO (AFP) – La potente explosión que dañó el martes una sucursal bancaria sumada a una serie de falsas amenazas de bomba ese día y el miércoles afectaron la tranquilidad de Santiago y preocupan al gobierno, que asegura no se dejará amedrentar por el actuar de grupos violentos.

En la mañana de este miércoles el canal de televisión Chilevisión, propiedad del ex candidato derechista a la presidencia Sebastián Piñera, fue desalojado parcialmente, luego de que se recibiera un llamado alertando sobre un artefacto explosivo.

La policía desalojó rápidamente a parte del personal de la emisora aunque sus transmisiones no se interrumpieron.

Otro aviso de bomba volvió a movilizar más tarde a la policía, esta vez en la sede de la municipalidad de Puente Alto, la comuna más poblada de Chile, en el sur de Santiago, donde también parte de su personal fue desalojado.

En la tarde, dos nuevas falsas amenazas de bomba obligaron a la evacuación de un edificio comercial, donde se ubican las oficinas centrales de la cadena de comida rápida McDonalds al este de Santiago, y también a la sede del Partido Socialista en el centro de la capital, constatándose luego que no había explosivos.

El martes el más potente artefacto explosivo de los últimos años estalló en una sucursal del banco BCI, en la céntrica comuna de Providencia, sin dejar víctimas ni heridos, pero ocasionando graves daños a su infraestructura.

El mismo día, otro falso aviso de bomba obligó a la evacuación de los juzgados civiles de Santiago.

El atentado al banco fue adjudicado por un grupo anarquista desconocido, en repudio al actuar de la policía y como llamado a movilizarse el 29 de marzo, cuando se conmemora el ‘Día de Joven Combatiente’, que recuerda la muerte de dos estudiantes de izquierda durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

En la llamada telefónica que alertó de la falsa bomba en Chilevisión, el desconocido también aludió a esta conmemoración.

En los últimos años, el ‘Día del Joven Combatiente’ es sinónimo de violencia en Chile, con serios disturbios en el centro de Santiago, y barricadas y enfrentamientos por la noche en los barrios periféricos.

El año pasado, la conmemoración se cerró con casi 900 detenidos y una veintena de policías heridos.

El gobierno se mostró preocupado por la serie de hechos, pero dijo que no se dejará amedrentar por grupos definidos como anarquistas.

“Si estos grupos anarquistas creen que el gobierno se va a amedrentar, se va a asustar, va a estar medio tiritón, se equivocan medio a medio, porque les vamos a responder pero con todo en el marco de la ley”, dijo el portavoz Francisco Vidal.

El director de la policía, José Alejandro Bernales, atribuyó por su parte a “ociosos” las falsas alarmas de bomba, aunque se mostró preocupado por el poder del explosivo que detonó el martes.

“Lo están haciendo de ociosos y en broma, bromas muy pesadas. Nos preocupa que los atentados sean violentos”, dijo el jefe policial.

En 2007, cuatro bombas de ruido estallaron en distintos puntos de Santiago, en vísperas del ‘Día del Joven Combatiente’. Otros cinco explosivos detonaron entre abril y diciembre en una comisaría, dos sucursales de banco, una automotora y en la cercanías de la embajada de Gran Bretaña.

La conmemoración del día del golpe militar que instauró a Pinochet en el poder, el 11 de septiembre 1973, fue especialmente violenta el año pasado, con un saldo de un policía muerto y más de 40 heridos y casi 300 detenidos.

Los últimos años se comenzó a atribuir a grupos anarquistas los actos de violencia ocurridos cada vez con más frecuencia. Para algunos analistas, no obstante, los hechos de violencia son fruto del descontento frente a lo que consideran desigual modelo económico chileno.

You must be logged in to post a comment Login