Diversión y devoción en Costa Rica por Semana Santa

San José.- La población costarricense espera con ansiedad la llegada de la Semana Santa, unos para asistir con devoción a las actividades que realiza la Iglesia católica y otros para aprovechar el feriado y viajar a las principales playas del país.

Los católicos constituyen en Costa Rica una mayoría cuyo predominio enfrenta, principalmente desde hace algo más de dos décadas, el reto de iglesias cristianas emergentes.

Los fieles más tradicionales mantienen año con año en vigencia el rito de la oración y la asistencia a las misas y procesiones, con una completa actitud de devoción y reflexión, mientras los menos ortodoxos vacacionan según sus posibilidades.

Entre las actividades religiosas más solemnes figuran las misas de Jueves y Viernes santos, principalmente las oficiadas en la Catedral Metropolitana -en el centro de esta capital- encabezadas por el arzobispo de San José, Hugo Barrantes.

También se encuentran aquellas que incluyen la de Jueves Santo (La procesión del silencio) por la noche, en la que sólo participan hombres, e igualmente las de Viernes Santo: (El Encuentro) por la mañana y (El Santo Entierro) por la tarde.

La población católica tiene también las procesiones del sábado por la noche, en la Vigilia Pascual, y la del domingo por la mañana, con la Resurrección.

Para quienes prefieren la diversión a la oración, las playas son los destinos predilectos. Cada año se desplazan cientos de miles de costarricenses en busca del sol, el mar y la arena, en viajes muy promocionados por agencias de turismo y empresas de transporte.

Otro destino es Nicaragua, nación fronteriza con Costa Rica y a la cual se movilizan miles de nacionales de aquel país asentados en territorio costarricense y quienes desean compartir la celebración con sus familiares.

La masiva movilización de personas dentro de Costa Rica genera, entre otros fenómenos, la anticipada ocupación del cien por ciento de la capacidad hotelera principalmente en las playas de la costa Pacífica y Atlántica.

Sectores de las provincias de Guanacaste -que marca el límite noroeste con Nicaragua- y de Puntarenas -que se extiende hasta el suroeste fronterizo con Panamá- son algunas zonas preferidas por los vacacionistas.

En otro sector, diferentes puntos de la caribeña provincia de Limón -extendida de norte a sur entre esas dos fronteras internacionales con Nicaragua y Panamá-, marcan la atracción de los vacacionistas.

Las empresas de transporte interprovincial colectivo de pasajeros intensifican en este tiempo la frecuencia de sus servicios hacia las zonas de mayor demanda, en algunos casos hasta quintuplicar el número de autobuses.

Lo mismo ocurre con las empresas de transporte internacional en sus rutas hacia Nicaragua, mientras el personal, tanto de aduanas como de la Dirección de Migración, se apresta a tramitar el cruce fronterizo de decenas de miles de ciudadanos de ese país.

El punto principal para pasar de ida y de regreso es el puesto de Peñas Blancas, a unos 311 kilómetros al noroeste de San José, instalación cuya capacidad suele ser insuficiente para el volumen del tránsito que genera el flujo turístico binacional.

Los ciudadanos de Nicaragua constituyen el mayor flujo migratorio en Costa Rica, principalmente a través de la frontera binacional terrestre de unos 309 kilómetros.

Datos proporcionados a Notimex por la Dirección General de Migración y Extranjería de Costa Rica indican que algo más de 200 mil ciudadanos nicaragüenses residen en este país, la mayoría en condición migratoria de indocumentados.

A nivel nacional, la Semana Santa implica en Costa Rica la puesta en vigor de operaciones de seguridad, ya que esos días suelen ser de abundante consumo de bebidas alcohólicas y elevados números de víctimas de violencia y accidentes.

Datos de la Cruz Roja Costarricense (CRC) destacaron que 2007 fue la segunda Semana Santa más violenta desde 1999, con un saldo de 44 fallecidos y 100 heridos graves.

Pese a la prohibición en la venta de alcohol que r

You must be logged in to post a comment Login