Escritor belga Hugo Claus, aspirante al Nobel, muere tras pedir eutanasia

BRUSELAS (AFP) – Varias veces candidato al Premio Nobel, el gran escritor belga de lengua holandesa, Hugo Claus, falleció el miércoles a los 78 años tras haber pedido que se le practique la eutanasia, legal en Bélgica, ante el mal de Alzheimer que padecía.

“Claus sufría el mal de Alzheimer. Había determinado el momento de su muerte y había pedido la eutanasia”, explicó con claridad en un comunicado su editorial De Bezige Bij, indicando que el escritor falleció en el hospital Middelheim de Amberes (norte de Bélgica).

Pintor, autor de 25 libros de poesía, cuarenta obras de teatro y una treintena de novelas, Claus era un artista completo y perturbador, conocido por su inconformismo y su sentido de la desmesura y la provocación.

Su novela más famosa “La pena de los belgas” (1983) es una historia sin concesiones acerca del sombrío período colaboracionista de Flandes (norte de Bélgica), de donde era oriundo, un tema tabú.

En un país donde las disputas entre flamencos y belgas de lengua francesa son cada vez más grandes, Claus solía presentarse como un “flamingant (nacionalista flamenco) francófono”, toda una muestra de su sentido de la provocación.

En septiembre pasado, en medio de la grave crisis política en Bélgica por nuevas exigencias nacionalistas de su región, Claus había firmado con otras 400 personalidades una petición para oponerse al “discurso de separatismo que sobrevuela las negociaciones gubernamentales”.

Nacido en Brujas el 5 de abril de 1929, Claus fue criado en Courtrai, cerca de la frontera con Francia, en una pensión religiosa, donde rápidamente demostró su pasión por la literatura.

A los 19 años publicó su primer libro, “Registrar”, y dos años más tarde escribió su primera obra de teatro.

Su fama mundial comenzó a labrarse con la traducción en francés, inglés y japonés de su novela “De Metsiers” (1950) para no dejar de agrandarse con obras como “La caza de los patos” (1953), “Andrea o la novia de la mañana” (1956), “El hombre de las manos vacías” (1957) y “El pez espada” (1989), además de “La pena de los belgas”.

Hugo Claus también se impuso como pintor y participó en el lanzamiento y exposiciones del grupo de vanguardia expresionista “Cobra” (1949), conformado por artistas de Copenhague, Bruselas y Amsterdam.

Su muerte es “una gran pérdida para toda la sociedad”, dijo el miércoles el ministro flamenco de Cultura, Bert Anciaux, para quien Claus es “el mejor poeta de todos los tiempos”.

“Lo conocía lo suficiente para saber que quería partir de una forma orgullosa y digna”, agregó Anciaux, al confirmar el pedido de eutanasia del escritor ante la enfermedad degenerativa e incurable que sufría.

Bélgica es uno de los tres países de la Unión Euroepa (junto con Holanda y Luxemburgo) que ha legalizado la eutanasia.

Su ley contempla tanto la eutanasia en hospital como la “domiciliaria”, prácticas que sólo pueden tener lugar si el paciente padece “un sufrimiento físico o psíquico constante e insoportable” como consecuencia de una “afección accidental o patológica incurable” y “se encuentra en una situación médica sin salida”.

Para que el médico pueda practicar la eutanasia, el paciente (mayor de edad y consciente) debe haber hecho el pedido reiteradamente, además de cumplir con los requisitos mencionados anteriormente.

Por otra parte, todo individuo mayor de edad puede pedir que se le practique la eutanasia en caso de que un día caiga en una “situación de inconsciencia irreversible según el estado actual de la ciencia”, y encargar a “una persona de confianza” para que informe al médico llegado el caso.

You must be logged in to post a comment Login