Iglesia pide libertad de secuestrados en Colombia en viernes de Pascua

BOGOTA (AFP) – La jerarquía católica multiplicó sus pedidos por la libertad de los secuestrados en Colombia, en especial los rehenes en poder de la guerrilla de las FARC, en sus sermones del viernes de Pascua que también subrayaron que sólo la justicia social logrará una real pacificación del país.

El tema del secuestro fue recurrente en los sermones realizados en miles de templos a lo largo y ancho del país en las ceremonias para recordar el vía crucis, colmados por millones de feligreses.

Un mensaje de la Conferencia Episcopal, que reúne a casi un centenar de jerarcas católicos del país, fue leído en la mayoría de las parroquias.

“Oramos una vez más por la liberación de los secuestrados, por sus familias, para que ellos puedan regresar pronto a la libertad, a integrarse nuevamente al seno de sus familias. Esa es una petición espontánea que sale de todos los corazones de los colombianos y mucho más en un día como el Viernes Santo”, señala el texto.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) ha rechazado una propuesta del gobierno colombiano para una mediación del arzobispo de Tunja (centro) y presidente de la Conferencia Episcopal, Luis Augusto Castro, para lograr la libertad de al menos 39 rehenes en poder de esa guerrilla.

Ese grupo incluye a la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, que tiene también la nacionalidad francesa; los estadounidenses Marc Gonsalves, Thomas Howes y Keith Stansell, y decenas de policías y militares colombianos, que las FARC proponen canjear por 500 rebeldes presos.

Pese a ello, Castro dijo que esperará a que se produzca un reacomodo en la dirigencia de las FARC para buscar el acercamiento.

“Estamos esperando a ver cómo se reorganiza la cúpula de las FARC. Es bueno saber quién va a ser el encargado directo de los diálogos, para comunicarse con ellos, para reavivar todo este esfuerzo”, señaló el arzobispo, en referencia a las recientes muertes de dos miembros del secretariado de esa guerrilla.

Una de esos jefes rebeldes era el número dos de las FARC, Raúl Reyes, muerto por tropas colombianas en el campamento que había establecido en Ecuador, en una incursión que generó una crisis diplomática.

En tanto el arzobispo de Bogotá y primado de Colombia, Pedro Rubiano, dijo que la Iglesia insistirá en buscar el acercamiento, a pesar del rechazo de los rebeldes. “A veces no hay respuesta positiva de parte de la insurgencia, pero nosotros insistimos, para que ellos lleguen a entender que ese no es el camino”, indicó.

Rubiano pidió que “tantas personas que están secuestradas puedan volver a sus hogares. Sería el mayor signo que la guerrilla debería hacer, si realmente quiere la paz y el bien de Colombia”.

Pero al mismo tiempo subrayó que la sociedad debe entender que “la paz no es sólo ausencia del conflicto” y que se requiere de un compromiso para superar la pobreza que afecta a casi la mitad de los 42 millones de colombianos.

“Hay muchas cosas que impiden la paz, miremos las realidades de nuestros barrios, el desamparo de tanta gente, la inmensa pobreza de muchos. No podemos simplemente pensar que la paz es la ausencia del conflicto o la guerra”, puntualizó.

You must be logged in to post a comment Login