El mundo del deporte defiende actos de protesta en Pekín, pero no un boicot

PARIS (AFP) – Los atletas que participarán en los Juegos Olímpicos de Pekín han descartado por el momento recurrir a un boicot para protestar contra la violencia en el Tíbet, aunque algunos deportistas se han mostrado partidarios de algún tipo de acto de protesta o de gesto simbólico.

“Nosotros, no podemos actuar realmente, es una decisión política. Hay años de trabajo en esto, el boicot puede destruir una carrera”, resumió el nadador Alain Bernard, doble campeón de Europa y plusmarquista mundial de 50 y 100 metros libres.

“Privar a los atletas del momento que esperan desde hace cuatro años, o más, es triste”, dijo por su parte su compatriota Arnaud Tournant, campeón olímpico de ciclismo en pista en Sydney-2000.

La polémica internacional sobre la situación de los Derechos Humanos en China y la posibilidad de un boicot ha provocado reacciones en varios Comités nacionales, Federaciones y deportistas.

“Yo no lo haría”, dijo Steven Redgrave, medalla de oro en remo durante cinco Juegos consecutivos (de Los Angeles-1984 a Sydney-2000), al ser preguntado sobre un boicot.

Su compatriota Sharron Davies, medalla de plata en 400 metros estilos de natación en Moscú-1980, boicoteados por Estados Unidos por la interevención soviética en Afganistán, hizo un paralelismo entre la situación de los Juegos de 1980 y los de China, veintiocho años después.

“Que algunos no fueran a los Juegos Olímpicos de Moscú no fue la causa de que Rusia se retirara de Afganistán”, recordó.

Otro atletas se han mostrado partidarios de algún tipo de acto para hablar de los Derechos Humanos en un evento que reunirá la atención mediática de todo el planeta.

“Hay que intentar llevar adelante gestos fuertes, allí, con los atletas que se sientan concienciados. ¿Por qué no boicotear la ceremonia de apertura o la de clausura? Hay que enviar un mensaje a China y a la opinión pública”, defendió el francés Yohann Diniz, campeón de Europa de 50 kilómetros marcha.

Su compatriota francés leslie Djhone, campeón mundial de relevos 4×400 metros en 2003, dijo estar dispuesto a “boicotear la ceremonia de inauguración” por “solidaridad”.

También hay atletas que planean otro tipo de protestas durante los Juegos, como el pertiguista Romain Mesnil, subcampeón de Europa y del mundo, que propuso que se llevara un lazo verde como muestra de “compromiso con los Derechos Humanos”.

El Comité Olímpico Internacional (COI) dijo ante esta idea que se estaría violando la Carta Olímpica, que rechaza cualquier tipo de manifestación política en el recinto de los Juegos.

Por su parte, la checa Vera Caslavska, siete veces campeona olímpica de gimnasia (1964 y 1968), defendió que no se aplaudiera a la delegación china en al ceremonia de apertura, como protesta.

“Me gustaría saber si el público extranjero aplaudirá a la delegación china durante el desfile de apetura. Yo, no lo haré”, aseguró.

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login