La epidemia de dengue siembra miedo en numerosos barrios de Rio

RIO DE JANEIRO (AFP) – La epidemia de dengue que causó 47 muertos confirmados en Rio de Janeiro desde enero sembró el miedo en la población pese a que tardíamente las autoridades reforzaron la asistencia a los pacientes de ese mal transmitido por un mosquito.

“Me llamaron de la escuela para que fuese a buscar a mi hija pues tenía vómitos, diarrea y dolores en el cuerpo. Tiene los síntomas de dengue y tengo miedo”, dice a la AFP Daniele Maria da Silva Rodriguez quien lleva de la mano a la pequeña Raissa de 4 años.

Daniele sale con una receta del servicio de emergencia del hospital Cardoso Fontes, en Jacarepaguá, en la zona oeste de Rio, en donde se registraron el 35% de los casos de dengue.

“La doctora me dijo que Raissa tenía los síntomas de dengue, fiebre, dolor de cabeza y me dio una orden para medicamentos. Debo volver en dos días para otro examen. Estoy muy preocupada”, añade la joven madre que vive cerca de un canal de saneamiento a cielo abierto en la favela Cidade de Deus.

“Tengo miedo por lo que está pasando”, añadió en alusión a que los niños son mayoría entre los muertos de dengue (24, confirmados oficialmente). Actualmente están a estudio otros 49 casos de personas sospechosas de haber muerto por dengue y se espera que el miércoles se haga una nueva evaluación oficial sobre la cantidad de afectados.

La enfermedad golpea especialmente la zonas más pobres de Rio en las que las aguas servidas corren a cielo abierto y favorecen la proliferación del mosquito que transmite el virus del dengue; una enfermedad que rápidamente puede convertirse en hemorrágica y mortal.

En el patio del hospital de 227 camas, una larga fila personas, en su mayoría mujeres angustiadas con sus hijos, esperan el diagnóstico.

Lucicleia Silva, de 35 años, lleva dos horas esperando que atiendan a su hijo de 10 años.

“Contraje dengue hace dos años y ahora él tiene los síntomas que tuve pero espero que no sea más que una simple virosis”, dice queriendo parecer optimista ante su pequeño cansado, quien permanece con los ojos cerrados.

“Desde el carnaval (a comienzos de febrero) tuvimos un aumento de 300% en las atenciones de urgencia y el 90% eran personas con síntomas de dengue”, dijo a la AFP la vocera del ministerio de Salud Claudia Lobo.

“Ese aumento es grave y, por eso, tomamos medidas de urgencia”, añadió.

El ministro de Salud José Gomes Temporao anunció el lunes que un contingente de 660 médicos, enfermeros y laboratoristas será desplazado temporariamente a los hospitales públicos. El ministro aumentó también la cantidad de camas disponibles en los hospitales y ordenó instalar en varios barrios tiendas para hidratar a los pacientes.

Tres de esas tiendas ya fueron montadas y una de ellas, en Jacarepagua, está reservada a menores de 14 años, principales víctimas de la epidemia.

El ministro dijo estar “preocupado” por la tasa de mortalidad por dengue en Rio que es “cinco veces superior a la considerada normal por la Organización Mundial de la Salud (1%)”.

Las fuerzas armadas y unos 1.200 bomberos ayudarán a fumigar los lugares aptos para la proliferación del mosquito.

El presidente del sindicato de los médicos Jorge Darze acusó la semana pasada de “negligencia” a las autoridades nacionales y de Rio de Janeiro.

El gobernador de Rio, Sergio Cabral, admitió el lunes “que hubo fallas” en la prevención de la enfermedad.

You must be logged in to post a comment Login