Mexicano en el Tíbet: “fue la experiencia más surrealista de mi vida”

Por Heriberto Araújo

Beijing.- El estudiante mexicano Alejandro Souza, quien estaba en el Tíbet al inicio de la violencia y fue “invitado a salir” junto con cientos de extranjeros, aseguró que el caos que vio en la región fue una de las experiencias más surrealistas de su vida.

“Me bajé del tren, me llevaron al hotel y me prohibieron salir. La ciudad (de Lhasa, capital tibetana) estaba bajo ley marcial. Fue una de las experiencias más surrealistas que he vivido”, resumió el estudiante de 21 años en entrevista exclusiva con Notimex.

El 15 de marzo “la ciudad estaba totalmente desierta. Todo estaba cerrado. Sólo se veían camiones militares por las calles y soldados con pistolas y cascos”, agregó Souza, quien estudia comercio en la Universidad China de Hong Kong.

“Al llegar a Lhasa no sabía nada (sobre la violencia). Una mujer del Buró de Turismo nos subió a un camión a mí y a mi amigo (alemán), y nos llevaron a un hotel al este de Lhasa. Allí nos prohibieron salir”, recordó Souza.

El mexicano, quien tomó el tren en Cantón (sur de China) con destino al Tíbet para hacer turismo, afirmó haber vivido ese día algunos momentos de tensión, aunque no le tocó presenciar de manera directa los enfrentamientos.

“Estábamos en el camión con dirección al hotel y nos detuvimos al menos en 10 retenes militares. En uno de ellos hicieron bajar a uno de los monjes que viajaba en el vehículo. Le pidieron los papeles y le interrogaron, pero finalmente le dejaron ir”, relató.

“Lo peor de todo fue la desinformación. La televisión y los diarios no explicaban nada. Y nadie en el hotel o en el Buró de Turismo quería decirnos lo que sucedía. Jamás estuve en un lugar donde se controle tanto la información”, subrayó.

Souza, a quien el gobierno chino “sugirió” que abandonara Lhasa el día 16, aseguró que su única fuente de información fueron sus amigos en Hong Kong, que le contaban la situación a través de los mensajes del celular.

El joven había tomado el tren dos días antes para realizar un viaje de ocho días por el Himalaya, pero la revuelta en el Tíbet –que estalló el 14 de marzo- hizo que las autoridades chinas cerraran las fronteras y confinaran a los extranjeros en los hoteles.

“Dos días después, a las siete y media de la mañana nos vinieron a buscar al hotel y nos dijeron que nos teníamos que ir del Tíbet”, dijo Souza, quien aseguró que “el aeropuerto de Lhasa estaba lleno de extranjeros” que se veían obligados a abandonar la región.

En las acciones violentas que estallaron en la capital del Tíbet, un total de 19 personas, incluido un policía, han perdido la vida, mientras otras 624 han sufrido heridas, incluidos 242 agentes policiales, según el gobierno chino.

Los tibetanos en el exilio elevan la cifra a “por lo menos” 130 muertos y aseguran que las autoridades están llevando a cabo una campaña de detenciones arbitrarias.

Las protestas en el Tíbet y la supuesta represión llevada a cabo por el gobierno chino ha provocado una ola de protestas en todo el mundo, por lo que activistas pro derechos humanos han pedido un boicot de los Juegos Olímpicos Beijing 2008.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login