Carla Bruni-Sarkozy roba la luz de los reflectores a la reina Isabel II

WINDSOR, GB (AFP) – “Bella”, “elegante”, “muy bonita”, fueron los comentarios de los curiosos agolpados el miércoles en la localidad de Windsor para admirar la vistosa procesión real, en la que la nueva primera dama de Francia, Carla Bruni-Sarkozy, le robó los reflectores a la reina Isabel de Inglaterra.

“¿Por qué estoy aquí? Honestamente, para ver a la mujer del presidente francés”, reconoció Mike Thorpe, bajo la mirada reprobadora de su esposa. “¡Yo estoy aquí por la reina!”, afirmó ella.

Pero Thorpe no dio su brazo a torcer. “Más del 90% de la gente que está aquí vino para ver a Carla Bruni”, dijo, riéndose, mientras esperaba que pasara la procesión de caballos y carrozas en una calle frente al castillo de Windsor.

A lo largo de la procesión, en la que Sarkozy e Isabel II compartieron una carroza dorada, los curiosos que tomaron las calles de la pequeña ciudad inglesa, adornada con las banderas de Francia y Gran Bretaña, no escatimaron los piropos para la ex modelo y cantante italiana que se convirtió en febrero pasado en primera dama de Francia.

“Es muy bella”, dijo a la AFP Suzanne Crooke, que se desplazó a Windsor para admirar el desfile, lleno de pompa, protocolo y color.

Carla “nos saludó”, dijo Crooke, feliz, tras ver pasar la carroza dorada en la que viajaba la primera dama francesa acompañada del príncipe Felipe, el esposo de la reina Isabel II.

El saludo que hizo con una mano enguantada la esposa del mandatario francés -que vestía un sobrio abrigo gris de cuello alto, acompañado de un sombrero a tono- pareció llenar también de felicidad a Mary-Katherine Crooke, de 16 años, que saltaba como un cabrito gritando: “Estoy tan emocionada, estoy tan emocionada”.

“Se lo voy a contar a mi profesor de francés”, se ufanó la adolescente.

Los británicos pudieron apreciar el encanto de la primera dama francesa no sólo en las calles de Windsor, sino en las páginas de varios matutinos británicos, que el miércoles publicaron la foto que será subastada por la casa Christie’s de Nueva York, en la que Bruni aparece tal como vino al mundo, cubriéndose con una mano sus partes nobles.

El anuncio de la casa de remates de que rematará la imagen de Bruni desnuda, que fue tomada por el fotógrafo suizo Michel Comte, cayó horas antes del comienzo de la visita del jefe de Estado francés al Reino Unido, con la que Sarkozy espera recuperar algo de su imagen perdida.

“No, no, no he visto las fotos” de Bruni desnuda, aseguró un hombre, que no quiso identificarse. A su lado, su esposa fruncía el ceño.

Cerca, Pat Jackson, que dice enorgullecerce de que su país es una monarquía, puso un punto final a la discusión: Carla Bruni-Sarkozy “es una joven bonita, pero no tiene el nivel de la reina”, dijo, tajante.

Mientras tanto, especialistas de la moda comentaban el discreto atuendo de Bruni-Sarkozy. “Con todas las miradas posadas en ella, se nota que trató de ser muy sobria”, afirmó Dolly Jones, editora de la revista Vogue.

“Su sombrero del mismo tono que el abrigo y el cuello alto eran una referencia elegante a Jackie” Kennedy Onassis, dijo.

You must be logged in to post a comment Login